•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente egipcio Abdel Fatah Al Sisi fue reelegido para un segundo mandato con el 97.08% de los votos, un resultado esperado en unas elecciones en las que su único rival era también su aliado.

Un poco más de uno de cada tres votantes egipcios votaron en las elecciones celebradas el 26, 27 y 28 de marzo, una participación de 41.5%, según la Autoridad Nacional de las elecciones.

Al menos 12 muertos y 20 heridos en un accidente de tren en Egipto

El presidente de este organismo, Lashin Ibrahim, dijo este lunes en una rueda de prensa que Al Sisi sumó unos 22 millones de votos. De los 25 millones de votos, sólo el 92% recibieron el visto bueno de la autoridad y el resto fueron considerados no válidos.

La participación refleja "la fe en la vía democrática", aseguró Ibrahim. El resultado coincide con las estimaciones de los últimos días de la prensa oficial, que auguraban una victoria con el 90% de votos favorables.

Un resultado sin sorpresas a pesar de que la oposición calificó la elección de "mascarada".En Egipto se anunció la victoria de Al Sisi entre aplausos del público asistente.

Tras el anuncio de la victoria, Estados Unidos aseguró que quiere seguir manteniendo su colaboración con Egipto.

"Estados Unidos aprecia su estrecha colaboración con Egipto y continuará trabajando para avanzar en sus objetivos compartidos", dijo Heather Nauert, una portavoz del departamento de Estado estadounidense.

Egipto desvela la tumba de una sacerdotisa de la época de los faraones

Al Sisi era el máximo favorito y su único rival, Musa Mostafa Mussa, un político desconocido hasta entonces y partidario del presidente, solo obtuvo el 2.92% de los votos.

El presidente egipcio llegó al poder en 2014, en unas elecciones que ganó por 96.9% de los votos. Esos comicios se celebraron un año después de que el ejército, del que era el máximo responsable, derrocara al presidente islamista Mohamed Mursi tras un movimiento de protestas en su contra.En Egipto se anunció la victoria de Al Sisi entre aplausos del público asistente.

Los partidarios de Al Sisi elogian la estabilidad que ha traído al país mientras que las organizaciones nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos critican las violaciones de las libertades individuales y la represión de los opositores.

En su segundo mandato, Al Sisi tendrá que enfrentarse al problema de seguridad que supone la presencia en Egipto de grupos yihadistas así como a la recuperación de la economía.