•   Austin, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ethan Couch salió hoy de prisión tras cumplir condena en una cárcel del condado de Tarrrant (Texas), en la que había ingresado por violar la libertad condicional por el asesinato de cuatro personas cuando conducía bajo los efectos del alcohol, delito que esquivó alegando padecer "affluenza".

Couch, que por aquél entonces tenía 16 años y ahora tiene 21, fue absuelto de esas muertes por una jueza que admitió el informe de un psicólogo que determinó que realmente sufría esta enfermedad mental derivada de la ansiedad y la presión social que le provocaban las exigencias consumistas de su familia adinerada.

Lea: Trump arremete con furia contra México y el "Viacrucis Migrante"

La condena que se le impuso fue de diez años de libertad condicional durante los cuales tenía prohibido conducir y tomar alcohol, además de la asistencia obligatoria a un centro de rehabilitación para superar sus problemas.

El joven alegó que el poseer dinero lo mantiene traumado. Foto: Archivo / END.Sin embargo, a pesar de la polémica que levantó esa sentencia y las burlas por la excusa del joven, Couch pareció no entender el mensaje ni superar la presión del dinero, y a finales de 2015 se le vio en un vídeo subido en las redes sociales en el que presuntamente consumía alcohol en una fiesta.

Fue entonces cuando él y su madre, Tonya Couch, lejos de aplicar el sentido común, emprendieron una fuga hasta que fueron detenidos en el enclave turístico de Puerto Vallarta, en México.

 Lea más: Miles de profesores de Kentucky y Oklahoma dejan aulas para pedir mejor trato

Ambos asumieron los cargos presentados en su contra y fueron extraditados para hacer frente al juicio en territorio estadounidense.

Tras los dos años de prisión impuestos, el capellán Tim Williams, que visitaba asiduamente al joven en la cárcel, dijo que no había visto "ningún signo de arrogancia en Ethan en más de nueve meses", según publicó un diario local.

 Además: China contraataca a Trump en la guerra comercial con Estados Unidos

Su liberación provocó la reacción de la organización "Mothers Against Drunk Driving", que lamentó la corta sanción aplicada y expresó su apoyo "firme" a los familiares de sus víctimas, entre las que se encontraba uno de los mejores amigos del propio Couch.

El joven, que triplicaba la tasa de alcohol permitida el día del incidente, se encuentra aún bajo libertad condicional y se le colocará un monitor en el tobillo, en base a lo dictado por la corte judicial, hasta que cumpla 26 años.