•  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, agradeció hoy al papa Francisco por su mensaje sobre el país caribeño durante la misa del Domingo de Resurrección en el que, según el jefe del Ejecutivo, puso "a la derecha en su lugar".

"Agradezco el mensaje del papa Francisco, el papa Francisco puso a la derecha en su lugar porque condenó a aquellos que hablan contra Venezuela, a aquellos que hacen campaña para que los venezolanos nos sintamos en tierra extranjera", sostuvo Maduro en un acto en Lara transmitido por la estatal VTV.

Perú ratifica retiro de invitación a Maduro para la Cumbre de las Américas

En la misa dominical, el sumo pontífice pidió que los venezolanos que "viven en una especie de 'tierra extranjera' en su propio país" encuentren "la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria".

"Agradezco el mensaje del papa Francisco, el papa Francisco puso a la derecha en su lugar porque condenó a aquellos que hablan contra Venezuela, a aquellos que hacen campaña para que los venezolanos nos sintamos en tierra extranjera"

Para Maduro "el papa abogó por soluciones pacíficas, justas para Venezuela" en un mensaje que el también presidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) calificó como "bonito".

Corte venezolana rechaza “grotescas” sanciones de Panamá y Suiza

"Se lo agradezco papa Francisco. Sé que cuento con usted para encaminar a nuestra Patria hacia tiempos de gloria, de prosperidad, de justicia de igualdad", añadió.

Reiteró que el líder religioso "le calló la boca a la derecha y a la oligarquía" y aseguró que conoce "muchas cosas de las que le escriben" y de las "que le ponen en los discursos"

Critican silencio del Gobierno venezolano ante tragedia en cárcel y una fuga

"Sé mucho de lo que el papa él mismo dice por su propia inspiración", apuntó.

El Gobierno de Maduro y de su antecesor y padre político, Hugo Chávez (1999-2013), ha mantenido una relación de altibajos sobre todo con la representación de la Iglesia católica en Venezuela, a la que han acusado en varias ocasiones de apoyar movimientos que buscarían acabar con la revolución bolivariana que encabezan.