•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Uno de los principales implicados en el caso de corrupción conocido en Guatemala como Cooptación del Estado continúo detallando ayer como el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicemandataria Roxana Baldetti recibían pagos ilícitos por adjudicar ilegalmente importantes contratos a empresa que eran parte de una estructura corrupta, informó en su página web la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). 

Se trata de Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de Roxana Baldetti. Monzón fue señalado en el 2015 como el cabecilla de esa red de corrupción. Ese año se giró una orden de captura en su contra y él terminó entregándose a las autoridades.  

Monzón amplió ayer su declaración ante el juez  Miguel Ángel Gálvez. Fue el segundo día de “anticipo de prueba”, explica la nota publicada por la Cicig. Monzón declaró que “los contratos eran adjudicados a determinadas empresas, lo cual aseguraba a los jefes del Ejecutivo (Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti) el pago de comisiones ilícitas”.  

Dijo “que tenía operadores en las instituciones asignadas para su control, y en cada una había un equipo que manejaba las juntas de licitación”.

Bodegas de dinero

Monzón sostuvo que su contador “Víctor Hugo Hernández, habilitó bodegas que en realidad eran oficinas, donde guardaban en efectivo las comisiones que recibían para luego ingresarlas al sistema bancario por medio de sus empresas lavadoras de dinero”.

Afirmó que debía encargarse de las comisiones por los contratos, específicamente de la negociación de TCQ (Terminal De Contenedores Quetzal). Sostuvo que “de los contratos de las portuarias se cobraba el 10% del valor de los mismos, en concepto de comisión ilícita. De ese porcentaje el 60% era para los exgobernantes”, según indica la nota divulgada por la Cicig. 

Monzón señaló que “Baldetti le pidió que se realizara un proyecto de protección costera para el área de San Marino, Escuintla, porque el agua del mar entraba a la casa de su amiga Marjorie Chacón. Este proyecto costó Q65 millones al Estado guatemalteco, de los cuales recibió Q15 millones de comisión”, cita la información de la Cicig. 

También afirmó “que Roxana Baldetti le entregó Q5 millones en maletines azules, que le habían dado en la empresa TIGO. Edín Barrientos recibió el efectivo en una oficina con cajillas de Banrural”. Declaró que el dinero lo ingresaron por partes en las empresas que comprarían el matutino Siglo 21, con la ayuda de Fernando Peña y Abner Fonseca.