•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los migrantes centroamericanos que recorren México descansan cerca de la localidad de Matías Romero, en el sureño estado de Oaxaca, pero mantienen su plan de proseguir su travesía pese a las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó ayer la agrupación organizadora de la caravana.

“La caravana ni se ha detenido, ni se ha disuelto ni se ha desmoronado”, dijo a Efe Gina Garibo, coordinadora de la asociación Pueblos sin Fronteras. Garibo indicó que el gobierno mexicano ha ofrecido medidas humanitarias como la posibilidad de regularización a los migrantes.

“Hay personas que las están tomando; no obstante, la caravana va a continuar como un compromiso de carácter político y moral, acompañando a las personas que van a solicitar asilo en Estados Unidos”, apuntó.

Indicó que tienen planeado llegar al estado de Puebla el 6 de abril y que de ahí partirán a Ciudad de México, desde donde continuarán en pequeños grupos separados.

El grupo de cerca de 600 centroamericanos —que incluye personas de diversas edades incluidos mujeres y niños— se ha convertido en un tema de política internacional por los recientes pronunciamientos del presidente estadounidense.