•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

América, un continente en el que los países destinan en promedio a la salud un 3,8 % de su PIB, está explorando nuevos modelos que dan prioridad al paciente y a los resultados clínicos por encima de los costos, en un esfuerzo por combatir las barreras de acceso que van más allá de lo económico.

Con motivo hoy del Día Mundial de la Salud, cuyo mensaje está enfocado en que todas las personas tengan acceso a los servicios sanitarios, expertos explicaron a Efe los modelos que están emergiendo en el continente al respecto.

 Mamografía 3D facilita detección temprana del cáncer de mama

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), "un tercio de la población de América aún enfrenta barreras de acceso" y entre las principales, además de las geográficas y económicas, está la "actitud de los equipos de salud en el momento de la atención".

 

La OPS ha subrayado la necesidad de combatir esa "mala calidad y frialdad en la prestación de servicios, como la indiferencia revestida de cortesía, la congestión de las salas de espera, la escasez o ausencia de información y la larga espera para someterse a procedimientos quirúrgicos".

"El reto no es solo lo clínico, diagnosticar y tratar la enfermedad, sino también reducir esas barreras creando empatía para saber comunicarse con el enfermo, porque así se garantiza que reciba y siga el tratamiento", dijo hoy a Efe en Bogotá Kenneth Poole, director médico de Experiencia del Paciente en la Clínica Mayo, cuya sede central está en Minesota (EE.UU.).

Poole detalló que por eso esta clínica, referente mundial en investigación y atención, ha implementado con éxito en EE.UU. este modelo, basado en la "empatía médica y la satisfacción de los pacientes", como medio para lograr diagnósticos oportunos y mejorar la eficacia de los tratamientos, una iniciativa que quiere que se replique en todo el continente.

 Tecnología al servicio del paciente, un beneficio invaluable

En Estados Unidos, la institución evalúa la experiencia del paciente tal como se hace con el consumidor de un producto, incluyendo además de la infraestructura y la disponibilidad de medicamentos, la forma como perciben a los médicos y enfermeros y la comodidad que les genera acudir a recibir atención.

De acuerdo con Poole, que encabezó esta semana en Bogotá el taller "Mejorando la experiencia del paciente", los resultados son positivos porque se logra reducir la incertidumbre y el temor ante diagnósticos inesperados y aumentar la implicación del enfermo en el tratamiento, evitando que "lo abandone o que demande intervenciones que no son las apropiadas".

"Definitivamente, los pacientes más satisfechos tienen mejores resultados clínicos", afirmó la neuróloga de la misma institución María Aguilar en el encuentro, al que también asistieron especialistas locales y del Hospital Israelita Albert Einstein de Brasil.

"Aunque suena obvio, el centro debe ser el paciente", coincidió Mauricio Echavarría, directivo para la Región Andina de la multinacional Medtronic, que lidera un modelo de atención enfocado en el "pago por resultados".

 Médicos de Nicaragua y España operarán a 48 personas con problemas urinarios

"Básicamente, se busca que la gente pague por el resultado de un procedimiento, no por la intervención en sí", explicó a Efe al mencionar que de esta forma una persona diabética paga cuando se logra controlar sus niveles de glucosa o se reducen las complicaciones de la enfermedad, y no solo por ser atendido en consulta.

En este modelo, llamado Atención de Salud Basada en el Valor y del que hay ya algunas experiencias en Colombia, Brasil, Chile y México, "si al paciente le va bien, le va bien a todo el sistema", detalló Echavarría, ya que el objetivo es reducir costos de atención por complicaciones de enfermedades crónicas, hospitalizaciones y por incapacidades.

"Pero si el resultado no se logra, la persona no paga", enfatizó. Destacó que este modelo representa un "cambio en el paradigma" para Latinoamérica ya que "la mayoría de sus sistemas de salud son costosos, persiste una visión de corto plazo y, por lo general, no se ejecutan acciones que garanticen la salud a futuro de la población".

Por el Día Mundial de la Salud, la OPS ha instado a reducir las barreras de atención en el continente, donde los países destinan en promedio un 3,8 % de su producto interno bruto (PIB) a la salud, menos del 6 % recomendado.