•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de EE.UU. arrestaron este jueves a 97 inmigrantes en una planta de procesamiento de carne en el estado de Tennessee, una acción que las organizaciones de derechos civiles consideraron la más grande en una década y una señal de que el Gobierno de Donald Trump está endureciendo sus políticas migratorias, informaron hoy medios estadounidenses.

Del casi centenar de detenidos, diez personas fueron arrestadas por cargos federales de inmigración, una persona fue arrestada por cargos estatales y 86 inmigrantes fueron detenidos por estar ilegalmente en el país, según informó la portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) Tammy Spicer Las organizaciones proinmigrantes que han seguido el caso informaron que la mayoría de ellos eran procedentes de México.

 TPS se define hoy para 200,000 inmigrantes de El Salvador

El Gobierno Trump dio orden de incrementar el alcance de este tipo de inspecciones y operaciones en los lugares de trabajo, para desactivar los "imanes" laborales que atraen a los inmigrantes que están en el país ilegalmente y castigar a los empleadores que los contratan.

 

El Centro Nacional de Leyes de Inmigración y otros defensores de los inmigrantes aseguraron que la redada de Tennessee fue la más grande desde la Administración de George W. Bush (2001-2009).

"La gente está aterrada", dijo Stephanie Teatro, co-directora ejecutiva de la Coalición de Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee, una organización estatal que estableció centros de información donde los parientes pueden acudir a declarar si sus seres queridos están desaparecidos.

 Israel pone en marcha plan de expulsión de miles de inmigrantes irregulares

De los 86 inmigrantes arrestados por cargos de inmigración, ICE liberó a 32 pero los 54 restantes permanecen en prisión, sin que las autoridades hayan informado sobre sus identidades.

Los arrestos por inmigración se produjeron en la instalación de sacrificio de ganado en las afueras de Knoxville, en el noreste de Tennessee.

ICE indicó que se trató de una operación conjunta que involucraba a su brazo de Investigaciones de Seguridad Nacional, el Servicio de Impuestos Internos y la Patrulla de Caminos de Tennessee.