•   Nipawin, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Catorce personas murieron en un choque entre el autobús de un equipo juvenil de hockey sobre hielo y un camión en una autopista de la provincia de Saskatchewan, en el oeste de Canadá, un país donde este deporte es casi una religión.

La tragedia provocó una gran conmoción, con seguidores del deporte y jugadores enviando mensajes de solidaridad a través de las redes sociales con el hashtag #PrayforHumboldt (#OraporHumboldt).

“Podemos confirmar que 14 personas murieron como resultado de esta colisión”, ocurrida el viernes hacia las 17H00, indicó la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) en un comunicado, y agrega que 15 heridos, tres de gravedad, fueron hospitalizados.

El autobús trasladaba al equipo de hockey juvenil Broncos de Humboldt -en el centro de la provincia- a un partido del torneo local. En total viajaban 29 personas, incluido el conductor.

“No confirmamos la identidad de las víctimas por el momento, no podemos precisar si los fallecidos son jugadores o entrenadores”, indicó la policía, que no dio detalles del conductor del camión o las causas del accidente.

“Es un accidente importante, tuvimos un choque de un semiremolque con un bus”, dijo el inspector Ted Monro en conferencia de prensa.

El equipo de los Broncos está compuesto por 24 jugadores de entre 16 y 21 años, todos ellos canadienses.

“Estamos estupefactos y conmocionados por la pérdida que cae sobre nosotros”, declaró el presidente del equipo, Kevin Garinger, a la cadena de televisión canadiense CBC.

Según la prensa local, helicópteros con equipo médico fueron desplazados al lugar del accidente, a unos 28 km al norte de Tisdale, una zona comercial en esta región agrícola.

Mientras, las autoridades de salud de Saskatchewan indicaron en Twitter que recibieron “un número elevado” de heridos en los hospitales de Royal University y Saint Paul.

“Nuestros muchachos” 

El primer ministro de Saskatchewan, Scott Moe, retuiteó una foto de un jugador sobreviviente, Derek Patter, en su lecho de hospital de la mano de otros dos heridos que yacían en sus camas, con la leyenda: “Saskatchewan, estos son nuestros muchachos”.

“Es una noche muy, muy triste y trágica para nuestra comunidad y para todas las familias de los jugadores”, dijo por su parte a la CBC el alcalde de Humboldt, Rob Muench, en un centro de recreación de esta pequeña ciudad de 6,000 habitantes.