•  |
  •  |
  • EFE

Centenares de colombianos marcharon hoy por las calles de diversas ciudades del país acompañados de ataúdes, flores y velas para conmemorar el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas.

Los recorridos, que se realizaron con motivo del 70 aniversario del magnicidio del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, llegaron en el caso de Bogotá hasta la Plaza de Toros la Santamaría, donde improvisaron un monumento al político. Para el homenaje los participantes, entre los que había grupos indígenas, utilizaron rosas rojas, velones de colores, atuendos típicos de comunidades nativas y chicha, una bebida tradicional del país andino hecha a base de maíz.

FARC entrega más de 100.000 gramos de oro para reparar a víctimas conflicto

El 9 de abril de 1948 Gaitán fue asesinado cuando salía de su despacho de abogado en el centro de Bogotá con tres tiros a quemarropa disparados por un hombre llamado Juan Roa Sierra, quien fue linchado posteriormente por una turba enardecida de gaitanistas.

Según un informe publicado el pasado 1 de marzo por la organización Somos Defensores la violencia contra activistas de los derechos humanos y líderes sociales se cobró 106 vidas en 2017 en Colombia. / Foto: EFE

Los saqueos e incendios desatados por el crimen, que se propagaron por el resto del país, dejaron un saldo de al menos 550 muertos en la capital, aunque algunos investigadores sitúan la cifra en más de 2.000.

La asonada entró para la historia de Colombia como "el bogotazo" o "el 9 de abril". Durante la marcha de hoy algunos manifestantes se disfrazaron de la parca y portaron guadañas manchadas de sangre, y exhibieron carteles en los que se leía "Política estatal para las víctimas, ley 1448, auto 206 de 2017". A estos mensajes les acompañaron mujeres que cargaban ataúdes negros de cartón con cruces blancas y pancartas en las que pedían "no más violencia sexual" o reclamaban "paz y dignidad".​

Convocan marcha por 1 de Mayo para atajar agenda antiinmigrante en Estados Unidos

En Cali, capital departamental del Valle del Cauca (suroeste), los manifestantes también usaron féretros con fotos de víctimas y rosas para recordar a líderes indígenas y defensores de derechos humanos asesinados. "Temístocles Camacho, líder social de Buenaventura asesinado el 27 de enero de 2018", se leía en uno de los ataúdes instalados de manera vertical en una plaza pública de esa ciudad.

Los saqueos e incendios desatados por el crimen, que se propagaron por el resto del país, dejaron un saldo de al menos 550 muertos en la capital, aunque algunos investigadores sitúan la cifra en más de 2.000. / Foto. EFE

Según un informe publicado el pasado 1 de marzo por la organización Somos Defensores la violencia contra activistas de los derechos humanos y líderes sociales se cobró 106 vidas en 2017 en Colombia.

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, divulgó el pasado 14 de marzo un estudio según el cual son 160 los líderes sociales asesinados en el país desde 2016. El Congreso del país también reunió a víctimas del conflicto armado, quienes aprovecharon el hemiciclo para demandar a los senadores la creación y el cumplimientos de leyes en favor de esa comunidad.

Un millón de estudiantes reclaman más control de armas en EE. UU.

"Es una oportunidad que tenemos las víctimas que venimos desde los territorios de expresarnos frente al Congreso, hacer una incidencia para que se haga una reivindicación de derechos y mejore la calidad de vida de esas víctimas", manifestó Odorico Guerra, Coordinador de la Mesa Nacional de Víctimas.