•   Ankara, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La policía de Gabón ha entregado a los servicios secretos de Turquía a tres ciudadanos turcos por su presunta pertenencia a la cofradía del predicador Fethullah Gülen, a la que Ankara responsabiliza del fallido golpe de Estado de 2016, informa hoy la agencia semipública Anadolu.

Los tres hombres fueron detenidos el pasado 23 de marzo en una operación en Libreville, la capital del país centroafricano, y posteriormente trasladados a Turquía en un avión privado.

 Brasileño detenido en Venezuela fue deportado a EEUU, afirma gobierno de Temer

Los sospechosos tenían una orden de arresto emitida por tribunales turcos, por su presunta relación con la organización de Gülen, considerada terrorista en Turquía.

 

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, confirmó hoy la deportación de los tres sospechosos. "Gabón nos ha dado tres miembros de la cofradía", dijo el mandatario en un discurso en Ankara.

Durante la detención de los tres gerentes de escuelas primarias, las fuerzas de seguridad requisaron 20.800 dólares estadounidenses (16.800 euros), 12 millones de francos centroafricanos (18.000 euros) y varios dispositivos de comunicación electrónica.

Los seguidores de Gülen fueron durante una década firmes aliados del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que gobierna Turquía desde 2002, pero en 2013 ambos grupos se enfrentaron en una lucha por el poder que desembocó tres años más tarde en el fallido golpe de Estado y llevó a la calificación de la cofradía como "terrorista".

 Nicaragüense es detenido en El Salvador por intento de asesinato en Miami

El viceprimer ministro turco, Bekir Bozdag, señaló hace una semana que los servicios secretos turcos han capturado a 80 supuestos integrantes de esta cofradía exiliados en 18 Estados desde el fallido golpe militar.

Hace diez días seis ciudadanos turcos fueron deportados de Pristina a Turquía, en una operación que fue presentada como colaboración entre el espionaje kosovar y el turco y que desató una grave crisis política en Kosovo.

El primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, destituyó al titular de Interior y al jefe de los servicios secretos por no haberle informado de la operación.