•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ausencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  deja sin brillo un cónclave hemisférico ya deslucido por problemas de la región y la difícil relación con la administración del imprevisible Trump.

Será la primera ausencia de un presidente estadounidense en este encuentro hemisférico desde su creación por el demócrata Bill Clinton, en 1994, para promover el libre comercio y los derechos humanos en la región.

Asistirá en su lugar el vicepresidente Mike Pence, al frente de una delegación que incluirá a la hija del primer mandatario, la joven y prominente Ivanka Trump, que participará el viernes en el encuentro de empresarios para promover el papel de la mujer en la economía.

La relación de Trump con América Latina no ha sido fácil a lo largo de su presidencia, en particular con México, que al igual que Colombia, celebra este año elecciones presidenciales en las que la izquierda lidera los sondeos.

Esta será la primera ausencia de un presidente estadounidense en este encuentro hemisférico EFE/END

Obispos apoyan discusión 

La Conferencia Episcopal Peruana (CEP) exaltó ayer que los mandatarios del continente debatan el tema de la corrupción durante la VIII Cumbre de las Américas, que tendrá lugar esta semana en Lima.

El presidente de la CEP, Miguel Cabrejos, reiteró que, tal como lo expresó el papa Francisco en su visita al Perú en enero pasado, la corrupción es evitable, pero que debe convocar la transparencia y el compromiso de todos.

A través de un comunicado, los obispos expresaron su satisfacción por la presencia de los líderes que participarán en la cumbre con el reto de abordar el tratamiento de los efectos de la corrupción en la institucionalidad democrática, la gobernabilidad y los objetivos de desarrollo sostenible adoptados por la comunidad internacional en la Agenda 2030.

Asimismo, los obispos peruanos “aplauden el diálogo” que propiciará cada uno de los temas a discutirse en esta cumbre, los encuentros entre la sociedad civil con los representantes de los gobiernos, los empresarios, los indígenas y los jóvenes.

Aquellos debates, sin duda, “aportarán a la adopción de medidas concretas para prevenir, luchar y acabar con este flagelo que amenaza la esperanza y el desarrollo de los pueblos latinoamericanos”, afirmaron.

Venezuela, en la mira 

Tras viajar el pasado año para reunirse con los presidentes de Argentina, Chile, Colombia y Panamá para incrementar la presión sobre el régimen de Nicolás Maduro, Pence espera lograr “de manera colectiva, que los actores antidemócraticos de la región rindan cuentas por sus acciones”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tampoco asistirá a la Cumbre de las Américas en Peru. EFE/END

Finalmente, Maduro no estará en la cumbre. “No está invitado ni lo dejaremos entrar a la cumbre”, zanjaron a la AFP fuentes gubernamentales peruanas.

Un grupo de países, encabezados por el Grupo de Lima, que se creó para promover la democratización de Venezuela, trabaja para “desconocer los resultados electorales” de la elección presidencial de mayo, boicoteada por la oposición, en el empobrecido país con las mayores reservas petroleras del mundo, pero que está viviendo una crisis social y un éxodo migratorio sin precedentes.

Para Washington, Venezuela “es el problema más acuciante de este hemisferio en este momento”.