•   Zagreb, Croacia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Parlamento de Croacia aprobó hoy la Convención de Estambul contra la violencia machista del Consejo de Europa, en medio de protestas de asociaciones católicas y ultraconservadoras que alegan que pone en peligro los valores tradicionales de la familia.

A favor de la ratificación votaron 110 del total de 142 diputados presentes, 30 votaron en contra y dos se abstuvieron.

La ratificación fue propuesta por el Gobierno del primer ministro conservador, Andrej Plenkovic, pero parte de los diputados de su Unión Democrática croata (HDZ) votaron en contra.

 El machismo que enfrentan las mujeres aficionadas al fútbol en Brasil

Sin embargo, el apoyo de los socialdemócratas y otros opositores aseguró la mayoría necesaria para que la Convención de Estambul sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica fuera aprobada.

Los ultraconservadores consideran que, bajo el velo de la protección de la mujer, el Convenio del Consejo de Europa anula la diferencia de sexos, apoya el matrimonio homosexual y defiende valores contrarios a la tradición cristiana croata.

Varias decenas de miles de personas se manifestaron recientemente en Zagreb y Split en contra de este convenio. En un vídeo distribuido por Internet, un monje franciscano croata llegó a advertir que apoyar el convenio significa "aceptar el sello de Satanás".

 Un juez implacable contra el machismo

La Convención de Estambul es el primer instrumento vinculante para enfrentar la violencia contra las mujeres y obliga a los Gobiernos europeos a establecer medidas de prevención del maltrato, protección de las víctimas y persecución de los agresores.

Ha sido firmada por 45 de los 47 socios del Consejo de Europa, todos menos Azerbaiyán y Rusia, y entró en vigor en 2014.