•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un reportaje de televisión emitido hoy denuncia que la ola de incendios que comenzó el pasado 15 de octubre en el centro de Portugal y que causó 45 muertos, fue planificada por empresarios madereros para provocar una disminución de precios.

El programa "A máfia do pinhal" (La mafia del pinar), de la cadena portuguesa TVI, asegura tener pruebas de que dentro de esta ola de incendios, que afectaron el centro y norte de Portugal, el que arrasó el pinar de Leiria, en el centro, fue planeado "un mes antes".

Lea: Portugueses podrán cambiar de sexo en registro civil a partir de los 16 años

Lo hicieron miembros de "cuatro de las mayores empresas" madereras del distrito de Leiria, junto con dueños de fábricas que compran y venden madera, según revela el testimonio de una de las personas que asistieron a las reuniones clandestinas en las que se acordaron los detalles.

El hombre que cuenta lo que allí sucedió, con identidad oculta y voz distorsionada para evitar represalias, sostiene en el reportaje que en aquellas reuniones, realizadas en "un sótano de un restaurante", se acordaron además los precios de la madera.

 Lea más: Andrea Bocelli cantará en Fátima el 13 de mayo

"La reunión fue para prender fuego al pinar para tener madera más barata", cuenta este presunto testigo, quien dice también que en otra reunión, apenas días antes del fuego, se acordaron los precios de la madera.

Por el incendio forestal, culpan a los empresarios de madera. Foto: Archivo / END."La idea de ellos era ésta: No se compra, la madera se queda allí así (quemada) y el Estado, un día para limpiar aquello tiene casi que regalar aquello", cuenta.

 Además: Incendio en centro cultural en Portugal deja 8 muertos y 9 heridos

El fuego desatado en Leiria fue uno de los más voraces originados el 15 de octubre del año pasado en el centro de Portugal, donde se registraron la mayoría de las 45 víctimas mortales y cerca de 70 heridos que dejaron en total las llamas; también hubo focos importante en el norte del país.

Los fuegos de ese mes constituyen la segunda peor tragedia forestal de Portugal en 2017, después de la ocurrida en junio en el municipio de Pedrógão Grande, en el centro del país, donde murieron 64 personas y más de 250 resultaron heridas.