•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reunión de mandatarios de América se realiza en ausencia notable de los presidentes Donald Trump, Nicolás Maduro y Lenín Moreno, y con el telón de fondo de la crisis venezolana y el asesinato de un equipo de prensa ecuatoriano en la frontera con Colombia.

Sin embargo, Venezuela ha acaparado la atención en las horas previas a la cumbre. Maduro no fue invitado y desistió de venir como había prometido, pero en las calles limeñas estuvo presente a través de manifestaciones convocadas por seguidores y detractores.

Los mandatarios Evo Morales (Bolivia), Juan Manuel Santos (Colombia), Enrique Peña Nieto (México) y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, participaron en la III Cumbre Empresarial, antesala de la Cumbre de las Américas, que inició anoche con  una cena oficial en la presidencia peruana.

La presencia de  Ivanka Trump ha destacado en la cumbre.EFE/END

Desde Caracas, la oposición pidió a los participantes del cónclave hemisférico que rechacen las elecciones del 20 de mayo, boicoteadas por la mayor parte de la oposición.

En Lima, las delegaciones que se encargan de pergeñar la declaración final de la cumbre siguen tratando de disipar diferencias para alcanzar una fórmula sobre Venezuela aceptable para todos. Según fuentes cercanas a la negociación, podría haber consenso para incluir la fórmula “los resultados de las elecciones carecen de legitimidad y credibilidad” en vez de desconocer el resultado de los comicios como proponen los 14 países del Grupo de Lima.

El canciller chileno Roberto Ampuero, que se reunió en la Embajada de Chile en Lima con los diputados venezolanos Luis Florido y Sergio Vergara, afirmó en una declaración que “es importante para Chile que haya elecciones libres, con garantías para todos”.​

“Si esto no ocurre, las elecciones son ilegítimas, no son válidas y no van a ser reconocidas ni por Chile ni por la comunidad internacional”, aseguró.

Chile, tercer receptor de venezolanos después de Colombia y España, acaba de crear una “visa de responsabilidad democrática” para los venezolanos que “escapan del país buscando democracia y prosperidad”.

En Quito, el presidente Lenín Moreno confirmó el asesinato en cautiverio de los dos periodistas y el chofer del diario El Comercio, que habían sido secuestrados el 26 de marzo en la frontera con Colombia por un grupo disidente de la exguerrilla de las FARC.

Santos condenó el hecho y desde Lima manifestó su respaldo a Ecuador “para que los responsables de este crimen sean llevados a la justicia”.

EE. UU.  no reconoce comiciosIvanka Trump, hija y asesora del presidente de los Estados Unidos, ofrece una rueda de prensa sobre empoderamiento económico de las mujeres en la Cumbre de las Américas.

El nuevo embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, recordó ayer que su país no reconoce las elecciones convocadas en Venezuela para mayo próximo y pidió a los países latinoamericanos que adopten esa misma postura.

“Es mentira que sean unas elecciones democráticas”, dijo Trujillo a los medios a su llegada al centro de prensa de la VIII Cumbre de las Américas en la que EE. UU. estará representado por su vicepresidente, Mike Pence, tras la decisión de último momento del presidente Donald Trump de no acudir.

Trujillo, de origen cubanoamericano y confirmado para su cargo en marzo pasado, insistió en que no se puede hablar de comicios democráticos “sin candidatos” y sin la presencia de observadores internacionales, y recalcó que “el pueblo venezolano tiene que decidir su próximo presidente”.

El gobierno de Nicolás Maduro y las elecciones no son reconocidas por EE. UU. y “tampoco deben ser reconocidos por Latinoamérica”, espetó.

También indicó que la delegación estadounidense en Lima ha sostenido reuniones con miembros de la oposición venezolana y constató las violaciones de los derechos humanos que se están produciendo en ese país, de las que responsabilizó no solo a Maduro, sino a “otras personas del régimen” que “deben ser llevadas ante la justicia”.

“Esperamos que los países impongan sanciones individuales y no solo contra Maduro, sino otras personas de su régimen que violan los derechos humanos”, agregó.

Ivanka Trump anuncia fondo para negocios de mujeres

En una cumbre dedicada a la corrupción que socava la democracia y el desarrollo de la región, la estrella de la jornada ha sido Ivanka Trump, la hija mayor de Donald Trump, ausente de Lima por la crisis de Siria.

La joven empresaria y exmodelo anunció en el marco de la Cumbre Empresarial un plan de 150 millones de dólares para insertar a las mujeres en la economía latinoamericana.

“Por cada dólar que invirtamos, el sector privado movilizará 3 más”, dijo la empresaria, que espera alcanzar los 500 millones de dólares para fomentar el “acceso al capital, el trabajo y las oportunidades” de las mujeres.

Y es que cuando una mujer tiene éxito, “la familia, la comunidad y el país también lo tienen”, dijo la joven, que participó en un panel para hablar del empoderamiento económico de la mujer con alianzas público-privadas.

Ivanka Trump y su marido Jared Kushner forman parte de la delegación de Estados Unidos en la cumbre en Lima, liderada por el vicepresidente Mike Pence.

La iniciativa de Ivanka Trump se suma al compromiso de ocho multinacionales, con el impulso del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de sumarse al #100KChallenge para capacitar, conectar y certificar a más de 100,000 mujeres de empresas de las Américas para 2021.

Y es que en la época del #Metoo, empresarios, políticos, periodistas y analistas han analizado a lo largo de dos días las formas para incentivar la vocación empresarial de las mujeres en la región que cuenta solo con un 12% de mujeres en cargos directivos.

El producto interno bruto (PIB) de América Latina crecería en 2,500 millones de dólares, si la brecha de género de participación laboral se cerrara completamente, aseguran los organizadores.