•   Mérida, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las olas golpean sin piedad las playas de la franja costera de Yucatán, en el suroriente de México, empujando con fuerza las partículas de arena que promueven el proceso de erosión, ocasionando graves problemas a los municipios y propietarios de casas veraniegas.

El sol es mudo testigo de la erosión de las playas, cuyas causas se dividen en naturales y antropogénicas, según explicó hoy a Efe Eduardo Batllori Sampedro, secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) del estado de Yucatán.

 Un 82 % de las playas de Cuba sufre erosión a causa del cambio climático

"Las causas naturales obedecen a un ciclo de varias decenas de años que se presentan como años muy secos, muy estables de alta presión, donde el mar avienta arena a las playas y éstas crecen mucho", dice el doctor en Ciencias Geográficas por la Universidad de La Habana, Cuba.

 

Recuerda que de 1982 a la fecha ya se registró una mayor cantidad de huracanes y tormentas muy fuertes en la Península de Yucatán por la presencia del cambio climático, "eso brinda mucha energía a las playas y promueve el proceso de erosión".

Las causas antropogénicas, según relató, tienen que ver con la construcción de escolleras para dársenas, puertos de abrigo, espolones, casas sobre la primera duna, desarrollo urbano y la deforestación de las zonas.

Todo ello va promoviendo procesos de erosión importantes de la región. "El problema es grave y estamos trabajando sobre esos dos factores importantes", agregó.

 Así se combate la erosión de los suelos

Batllori Sampedro, quien es titular de Seduma desde hace 11 años, aseguró que durante ese período la dependencia a su cargo ya invirtió más de 100 millones de pesos (unos 5,53 millones de dólares) en programas y proyectos para la restauración y conservación de playas en Yucatán.

 

"Seduma tiene varios proyectos en marcha vinculados con centros de investigación, universidades, consultoras especializadas, municipios y propietarios de los predios veraniegos de los puertos, como Progreso, Chelem, Chuburná, Chicxulub, San Crisanto, Uaymitún y Las Coloradas", reveló el funcionario.

Batllori Sampedro dijo que trabajan a marchas forzadas para impulsar proyectos de movimiento de arenas, restauración de playas, retiro de espolones, "cuya instalación es ilegal", y pruebas de reforestación en dunas costeras.

 Contaminación en laguna de Masaya no se detiene

Pero el problema es grave, aseguró.

El secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente explicó que para combatir la erosión de las playas "ya retiramos más de 150 espolones (instalación de estacas de madera en la playa), colocamos otros, ordenamos unos más, y dragamos movimientos de más de 14.000 metros cúbicos de arena".

Batllori Sampedro dijo que más de 100 propietarios de las casas veraniegas sí están apoyando al proyecto de restauración y conservación de playas, vigilando el estado de las mismas.

Para tratar de revertir el problema, el titular de Seduma hace un llamado a los afectados: "que no actúen de manera desesperada, que se acerquen a la Secretaría y se unan al grupo de trabajo formado por universidades y centros de investigación, ya que realizan monitoreos permanentes".

 Recursos hídricos se pierden por contaminación

Ahora, dice que deben trabajar más en las escolleras de las dársenas y mover la arena de un lado al otro para revertir el impacto negativo de las dársenas, también deben reconocer que "los espolones no son la única solución de la erosión, ya que pueden generar más daño".

El funcionario pidió a los propietarios de casas veraniegas y autoridades municipales que "no quiten la vegetación, que construyan atrás de la primera duna, que protejan esa primera duna, porque es el banco de material de préstamo de la playa para las temporadas malas".

"Manejen de forma adecuada los residuos sólidos y líquidos, así como las fosas sépticas, ya que las aguas carbonosas pueden romper la tensión superficial y soltar las arenas", precisó, pues el problema de la erosión que es una lucha sin fin contra la naturaleza.