•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Donald Trump arremetió nuevamente el domingo contra James Comey, a pocas horas de que se emita una extensa entrevista televisiva con el exdirector del FBI sobre su interacción con el presidente estadounidense.

En uno de los extractos de la entrevista adelantados por la cadena ABC, Comey reconoció que su convicción de que Hillary Clinton ganaría las elecciones presidenciales de 2016 influyó en su forma de manejar la investigación sobre ella mientras él ocupaba el cargo.

Los extractos provocaron el domingo otra furiosa ronda de tuits por parte de Trump. "Él tomó decisiones pensando que ella iba a ganar, y quería un trabajo. ¡Canalla!", escribió en uno.

Casa Blanca dice que es hora de pasar página en la trama rusa

"Nunca le pedí lealtad personal a Comey. Ni siquiera conocía a este tipo. Es solo otra de sus muchas mentiras. ¡Sus 'memorandos' son de autoservicio y FALSOS!", lanzó en otro.

Comey fue despedido abruptamente en mayo de 2017 por Trump, desconforme con la investigación de una posible confabulación de su campaña en 2016 con Moscú para perjudicar a su rival demócrata.

En la entrevista, el exjefe del FBI dice que su decisión de anunciar que se reabriría la pesquisa sobre la utilización por parte de Clinton de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado once días antes de las elecciones apuntó a garantizar la legitimidad de la elección.

"No recuerdo haberlo pensado conscientemente, pero debió ser así, porque yo funcionaba en un mundo en el que Hillary Clinton iba a ganarle a Donald Trump, así que estoy seguro de que eso fue un factor", dice el exjefe del FBI.

"Ella iba a ser elegida presidenta de Estados Unidos, y si yo ocultaba (la reapertura de la investigación) al pueblo estadounidense, sería vista como ilegítima, porque eso saldría a la luz después de su elección", afirma Comey, al contar como se sentía en aquel momento.

Las declaraciones a la ABC se suman a lo que Comey relata en las memorias que acaba de publicar.

Un libro incendiario

El cruce de acusaciones se produce a 48 horas de que el libro de memorias de Comey "A Higher Loyalty: Truth, Lies and Leadership" (Una mayor lealtas: verdad, mentiras y liderazgo) salga a la venta al público.

En el libro, admite que tal vez su preocupación por la legitimidad de la elección de Clinton, que entonces las encuestas daban como ganadora segura, tuvo "más peso que si las elecciones hubieran parecido apretadas o si Donald Trump hubiera figurado delante en las encuestas".

Posteriormente, Hillary Clinton dijo creer que el anuncio de Comey de la reapertura de la investigación sobre ella en una carta pública incidió en su derrota.

Cómo Donald Trump normaliza lo inaceptable desde la Casa Blanca

"Después de la carta de Comey, mi impulso se detuvo", aseguró Clinton a la radio pública NPR a finales de 2017. "Mis números en las encuestas cayeron, estábamos luchando para tratar de recuperarlos, y nos quedamos sin tiempo", afirmó.

En su libro, Comey compara la presidencia de Trump con "un incendio forestal" y señala que respeta la naturaleza clasificada de la investigación de Robert Mueller, el fiscal especial que lo sucedió, en la búsqueda de respuestas sobre la eventual connivencia del equipo de Trump con los rusos y la posible obstrucción a la justicia.

Una encuesta del Washington Post-ABC News señaló que 70% de los estadounidenses apoya a Mueller en la investigación sobre Rusia y 58% quiere que se investiguen los supuestos pagos a mujeres para silenciar presuntas relaciones sexuales con el presidente.