•   Francia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente francés Emmanuel Macron dijo ayer que los bombardeos en Siria no fueron una declaración de guerra contra el régimen de Bashar al-Ásad y aseguró haber convencido a su par estadounidense, Donald Trump, de “permanecer” en Siria.

“No declaramos la guerra al régimen de Bashar al-Ásad”, afirmó Macron en una entrevista televisiva, después de que su país, junto con Estados Unidos y Reino Unido, realizaran el sábado bombardeos contra tres sitios vinculados al programa de armamento químico sirio.

Sin embargo, insistió en que era necesario enviar un mensaje de que el uso de armas químicas no quedaría impune.

“Lo que quiero que entiendan es que tenemos plena legitimidad internacional para intervenir en este caso”, dijo Macron en su primera intervención pública desde el ataque lanzado en represalia contra el régimen sirio.

“Fue la comunidad internacional la que intervino”, agregó, reiterando que Francia y sus aliados obtuvieron “pruebas” de que Al-Ásad utilizó cloro en el ataque del 7 de abril.

Señaló además, que la operación fue conducida “perfectamente”, sin dejar víctimas colaterales.

Los ataques occidentales se concentraron en centros de investigación y sitios militares vinculados al programa de armas químicas del régimen de Bashar al-Ásad, cerca de Damasco y en el centro del país, en respuesta a un presunto ataque químico en la ciudad de Duma, que mató al menos a 40 personas.

Caos

El presidente ruso Vladímir Putin advirtió que nuevos ataques de las potencias occidentales contra Siria provocarían “caos” en las relaciones internacionales, luego del ataque coordinado de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

Putin subrayó en una conversación con su homólogo iraní Hasan Rohani que “si tales acciones, en violación de la Carta de Naciones Unidas, vuelven a producirse, provocarán inevitablemente caos en las relaciones internacionales”, según un comunicado del Kremlin.

Sanciones a Rusia 

Washington anunciará hoy nuevas sanciones contra Rusia en relación con el presunto uso de armas químicas por parte de tropas del gobierno sirio, apoyado política y militarmente por Moscú, dijo este domingo la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley.

EE. UU. ya ha tomado diversas medidas punitivas contra el “mal comportamiento” de Rusia en toda una serie de casos, dijo Halley en el canal Fox News, al recordar la expulsión de 60 “espías rusos” en respuesta al ataque con un agente neurotóxico en el Reino Unido contra un exespía ruso y las recientes sanciones contra “oligarcas” cercanos al Kremlin.