•   Cuba  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El relevo de poder al pequeño de los Castro -confirmado presidente en 2008 y elegido primer secretario del Partido Comunista en 2011- se hizo de manera suave y sin sobresaltos, y los que auguraron el fin de la Cuba castrista comprobaron que Raúl tenía bien amarrado el timón de la Revolución.

Con el fin de “actualizar” el modelo socialista de la isla, según la jerga oficialista, un reformista Raúl Castro acometió cambios impensables en la era fidelista: apertura del sector privado frente a la economía centralizada, captación de inversión extranjera frente a nacionalización de empresas o la entrega en usufructo de tierras a campesinos frente a la expropiación latifundista.

La aparición de esos emprendedores, que ya superan el medio millón, contribuyó modestamente a dinamizar una economía anquilosada por décadas de centralismo comunista.

El “cuentapropismo” -como se denomina al trabajo autónomo-, que se amplió en 2010 a más de 200 profesiones, modificó gradualmente el paisaje económico de la isla, donde brotaron negocios privados que escaseaban antes, como cafeterías, restaurantes, hostales, salones de belleza o gimnasios.

La apertura del sector privado pretendía reducir las abultadas plantillas de las empresas estatales, con salarios medios de 20 dólares mensuales, insuficientes para afrontar el alto precio de los productos básicos en Cuba, donde el nivel de vida se encareció aún más con la oleada de turistas que desató el deshielo con EE. UU. en 2014.

Al calor del “cuentapropismo”, que creó empleos con un nivel salarial más alto, germinó una especie de clase media que comenzó a dejarse ver en restaurantes, hoteles o gimnasios de pago en divisas en los que en el pasado solo se veía a extranjeros.

La apertura del sector privado pretendía reducir las abultadas plantillas de las empresas estatales, con salarios medios de 20 dólares mensuales.

La aparición de esos emprendedores, que ya superan el medio millón, contribuyó modestamente a dinamizar una economía anquilosada por décadas de centralismo comunista, pero también puso en evidencia unas desigualdades sociales que, aunque siempre habían existido, se tornaron más visibles en la Cuba revolucionaria que persiguió la utopía igualitaria.

Inversiones y magaproyectos

Otro de los cambios más significativos de las reformas “raulistas” fue la apertura de la rígida economía centralizada al capital foráneo: una nueva Ley de Inversión Extranjera, aprobada en 2014, o el megaproyecto de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM) fueron las iniciativas estrella de Cuba para ese fin.

La aparición de esos emprendedores, que ya superan el medio millón, contribuyó modestamente a dinamizar una economía anquilosada por décadas de centralismo comunista.

Con todo, la vital entrada de divisas en la economía caribeña fue demasiado lenta, lastrada por la excesiva burocracia y las reticencias del sector más duro del Partido Comunista, temeroso de que esas medidas desembocaran en un capitalismo descontrolado.

Desde 2014, Cuba ofrece una cartera de negocios abiertos al capital foráneo, que actualiza cada año en función de las necesidades del país y cuya última versión ofrece 456 proyectos por un monto superior a los 10,700 millones de dólares.