•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió este jueves en Berlín más "solidaridad" financiera en la zona euro, en el marco de su proyecto de refundación de Europa, pero solo obtuvo una respuesta con reservas de la canciller Angela Merkel.

"En el plano económico y monetario, debemos rearticular mejor responsabilidad y solidaridad" entre Estados, declaró ante la prensa el jefe de Estado francés junto a la jefa del gobierno alemán.

 Lea: Macron intentará convencer a Trump para que siga con el acuerdo de Irán

Es decir, no se trata de dar prioridad solo a las medidas punitivas (como el control del déficit y la deuda), sino también a mecanismos de ayuda común y de apoyo al crecimiento.

Emmanuel Macron, presidente de Francia y Angela Merkel, canciller alemana. Foto: AFP/END

"Ninguna unión monetaria subsiste si no hay elementos de convergencia y es sobre lo que queremos trabajar, elementos más estimulantes [...] que permiten una buena solidaridad", añadió.

Macron, elegido hace un año con un programa muy proeuropeo, ve cómo su proyecto de refundación de Europa se ve frustrado por el bloqueo alemán, sobre todo en lo que respecta a la zona euro, donde Berlín teme tener que pagar por otros países.

Francia defiende especialmente la creación de un presupuesto autónomo para apoyar las inversiones y el crecimiento, así como la instauración de un puesto de ministro de Finanzas de la unión monetaria.

- Merkel sale de su silencio -

Tras meses de discreción debido a la crisis política en Alemania, Angela Merkel empezó a expresar su opinión sobre esta cuestión, tras haber logrado a duras penas formar gobierno en marzo.

Emmanuel Macron, presidente de Francia y Angela Merkel, canciller alemana. Foto: AFP/END

Y lo hace para mostrar sus diferencias, mientras su partido conservador, la CDU, la presiona cada vez más para que no ceda.

La canciller insistió este jueves en Berlín en la necesidad de que los gobiernos hagan "esfuerzos nacionales", ahorros presupuestarios y reformas para que sus economías se vuelvan más competitivas.

 De interés: Macron: Ataques aéreos "no solucionan nada" del conflicto en Siria

"Estamos de acuerdo en que se necesita solidaridad en Europa, pero también es necesaria la competitividad", dijo.

Mientras que Macron definió la refundación de la zona euro como "el núcleo" de su proyecto, Merkel dejó ese asunto entre las últimas prioridades de su lista de reformas necesarias en Europa, tras una política migratoria y una política extranjera comunes.

"Creo que aportamos otros elementos" además de los de Francia en la discusión, dijo la jefa de gobierno alemán, "pero creo que la suma de nuestras protestas podrá permitir al final alcanzar un buen resultado".

Berlín y París tienen el objetivo de presentar una hoja de ruta común en junio para las reformas en la Europa posterior al Brexit, de cara a una cumbre europea sobre esta cuestión. El 19 de junio está previsto un consejo de ministros franco-alemán de preparación.

Uno de los ámbitos más inmediatos se refiere a la unión bancaria europea, un proyecto de gestión común de las quiebras de bancos lanzado tras la crisis de la deuda en la zona euro. Macron recordó que Francia espera que se culmine lo antes posible.

Pero Merkel reiteró el rechazo de su país a establecer inmeditamente el tercer -y muy importante- pilar de este proyecto: la creación de un fondo europeo de garantía bancaria de los depósitos de particulares.

Emmanuel Macron, presidente de Francia y Angela Merkel, canciller alemana. Foto: AFP/END

Alemania está abierta a esta idea, pero "no en un futuro cercano", insistió la canciller.

 Además: Macron: el ataque en Siria era indispensable

"No puede ser que el ahorrador alemán acabe siendo garante de los bancos griegos e italianos", avisó el miércoles Eckhardt Rehberg, uno de los expertos de la CDU sobre este tema.

Berlín pide que los bancos de todos los países de la zona euro, principalmente en Italia y Grecia, queden saneados a nivel nacional antes de plantear una garantía común europea.