•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos expresó hoy su preocupación por lo que considera un incremento preocupante de la represión en la región china de Xinjiang por motivos de fe, que tiene su reflejo en un "amplio aumento de detenciones y del nivel de vigilancia" por parte de las autoridades locales.

"Estados Unidos está cada vez más preocupado por los crecientes niveles de represión en Xinjiang", declaró este jueves la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, quien criticó el "incremento de las restricciones a las libertades de religión y de credo" en el gigante asiático.

 Lea: Donald Trump acusa a China y Rusia de jugar el juego de la devaluación de divisas

Nauert anunció a los periodistas que un funcionario de la cartera de Exteriores estadounidense había estado en China a comienzos de semana y que sus informes sobre la situación arrojan "una imagen muy preocupante" debido, según dijo, al "amplio aumento de detenciones y del nivel de vigilancia".

 Lea más: El azúcar amenaza con arruinar el sistema sanitario chino

La representante del Gobierno, que según comentó se reunió este miércoles con varios periodistas que cubren la actualidad en la región, denunció que los informadores en Xinjiang son amenazados y sus familiares detenidos para evitar que relaten fielmente lo que está ocurriendo.

 Además: Un bebé nace en China cuatro años después de la muerte de sus padres

"Hacemos un llamamiento a China para que libere a todos aquellos que hayan sido detenidos de manera arbitraria", agregó Nauert.

La organización Human Rights Watch denunció en diciembre pasado que las autoridades chinas estaban creando un banco de muestras biológicas para identificar a las distintas etnias que habitan la región de Xinjiang, donde viven numerosos ciudadanos que profesan la religión musulmana.