•   Seúl, Corea del Sur  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las dos Coreas abrieron el teléfono rojo entre sus dirigentes este viernes, a una semana de una cumbre entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong Un en la zona desmilitarizada que divide la península.

Esta línea conecta la Casa Azul, sede de la presidencia surcoreana en en Seúl, con la oficina en Pyongyang de la Comisión de Asuntos de Estado, presidida por el dirigente norcoreano.

 Lea: El presidente surcoreano Moon quiere un tratado de paz intercoreano

"La conexión histórica entre los dirigentes de las dos Coreas acaba de establecerse", declaró Yoon Kun-young, un alto cargo de la Casa Azul. Hubo una conversación de prueba entre funcionarios de las dos partes que duró cuatro minutos y 19 segundos.

"La conexión es buena. Es como hablar con un vecino", agregó.

La península coreana está dividida desde hace 70 años. Desde el fin de la guerra (1950-1953) no se permite ninguna comunicación telefónica o postal entre los ciudadanos de ambos países.

Esta línea, que permitirá a Kim y Moon hablarse directamente, es el último paso que ilustra el acercamiento diplomático entre los dos vecinos desde los Juegos Olímpicos de invierno organizados en el Sur.

Los dirigentes de las dos Coreas se reunirán el próximo viernes del lado sur de la zona desmilitarizada. Será la tercera cumbre entre los dos países desde el fin de la guerra.

- 'Bendición' -

El conflicto bélico terminó con un armisticio pero no un tratado de paz, por lo que las dos partes continúan técnicamente en conflicto.

Moon declaró el jueves que deseaba que se declarara oficialmente el fin de la guerra como preludio a la conclusión de un tratado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que debería reunirse con Kim en mayo, hizo saber que daría su "bendición" a las dos partes para negociar dicho acuerdo.

 De interés: Pompeo se reunió con Kim en Pyongyang, mientras se discute plan coreano de paz

Pero todo dependerá de los programas balístico y nuclear norcoreanos.

El Norte, que el año pasado disparó misiles intercontinentales capaces de alcanzar el territorio continental de Estados Unidos y llevó a cabo su mayor ensayo nuclear hasta la fecha, siempre ha dicho que necesita el arma atómica para protegerse de una invasión estadounidense.

Pyongyang se ha mostrado dispuesta desde entonces a negociar sobre el tema, a cambio de garantías a su seguridad. Pero la fórmula utilizada a veces, "desnuclearización de la península", designa en realidad el retiro de las tropas estadounidenses de Corea del Sur y el fin de la protección que ofrece el paraguas nuclear estadounidense, aliado surcoreano.

Pero en Washington esto es impensable. Estados Unidos insiste en que busca la desnuclearización total, verificable e irreversible de Corea del Norte.

Trump acaba de advertir que la cumbre con el Norte todavía puede anularse.

- 'Nueva etapa' -

"Si pienso que esta reunión no será fructuosa, no iremos. Si la reunión, cuando esté allí, no es fructuosa, la abandonaré respetuosamente", afirmó el presidente estadounidense.

Moon explicó que el Norte señaló su "disposición a una desnuclearización total" sin exigir el retiro de las tropas estadounidenses.

"Sólo hablan de garantías de seguridad", declaró, agregando no obstante que "el diablo está en los detalles". "Es demasiado pronto para garantizar el éxito del diálogo" que sólo se producirá "luego de una cumbre Estados Unidos-Corea del Norte exitosa", advirtió.

Pyongyang, por su parte, se ha mostrado muy comedida y hasta la semana pasada ni siquiera había hablado de sus contactos con Estados Unidos.

La agencia oficial KCNA se abstiene desde hace más de un mes de mencionar las capacidades nucleares de Corea del Norte.

 Además: La Casa Blanca dice que hay contactos "al más alto nivel" con Corea del Norte pero no Trump-Kim

El Partido de los Trabajadores, partido único en el poder, estaba reunido el viernes en sesión plenaria para discutir sobre una "nueva etapa" en un "periodo histórico importante de la revolución coreana en curso".

Sin embargo, los observadores consideran poco probable que se emitan ahora directivas claras sobre eventuales cambios de política.

El teléfono rojo instalado el viernes no es la única conexión entre el Norte y el Sur. En enero se restableció, tras dos años de interrupción, una línea de comunicación militar.