•   Austin, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una mujer de 56 años que presuntamente asesinó a su marido y luego a una desconocida para suplantar su identidad y burlar a la Policía, fue detenida en Texas tras una persecución por medio Estados Unidos, informaron hoy las autoridades.

Lois Ann Riess fue detenida en la ciudad texana de South Padre Island, una comunidad turística cercana a la frontera con México, tras protagonizar una fuga desde que huyó del pequeño pueblo de Minesota en el que residía junto a su marido, David Riess, de 54 años, quien apareció muerto con heridas de bala en marzo pasado.

Lea: Los demócratas presentarán una ley para despenalizar la marihuana en EE.UU.

El caso se destapó cuando el socio del fallecido, con el que regentaba una granja de lombrices para la pesca, acudió a la Policía para denunciar la desaparición de David Riess desde hacía "un par de semanas".

Según publica el diario Minneapolis Star Tribune, el 23 de marzo los agentes encontraron muerto al hombre, que presentaba varias heridas de arma de fuego, en su granja de gusanos.

Los investigadores acudieron al domicilio familiar para comunicar la noticia e interrogar a la esposa de la víctima, pero ella ya no estaba, lo que la convirtió en la principal sospechosa y abrió una búsqueda policial que se iría ampliando por medio país.

 Lea más: EE. UU. pide fin de “represión” en Cuba tras elección de Díaz-Canel

Ese mismo día, Lois Ann Riess supuestamente acudió a un banco en una localidad cercana y, con la firma falsificada de su marido, cobró más de 10.000 dólares en cheques personales y del negocio de su marido.

Las pistas de los investigadores situaron después a la fugitiva, que parece que sufre un problema de ludopatía, en un casino en Northwood (Iowa), a donde había ido a apostar el dinero robado.

Más tarde, el vídeo de seguridad de una tienda de la zona mostraba a Riess comprando algunas cosas y pidiendo indicaciones sobre cómo llegar al sur del país.

En este momento, su plan adquiere un tono más maquiavélico y peligroso, puesto que las autoridades del estado de Florida la consideran responsable del asesinato de Pamela Hutchinson, una mujer que también tenía 59 años y su misma complexión, a la que supuestamente mató, igualmente a tiros, para suplantar su identidad.

La Policía explicó que la presunta asesina trataba de conseguir la confianza de mujeres que tuvieran cierto parecido físico con ella, para después cometer el crimen y hacerse pasar por la víctima, con el objetivo de burlar la presión policial.

El 5 abril, un nuevo vídeo sitúa a estas dos personas a la salida de una cervecería en el pueblo de Fort Myers Beach (Florida), justo cuatro días antes de que los agentes encontraran muerta a Hutchinson en su casa.

Además, según detallan fuentes policiales, Riess había sustraído tarjetas de crédito, dinero en efectivo y, sobre todo, los documentos de identidad de la víctima, al igual que su auto.

"Recibimos una llamada de un testigo diciendo que había visto a una persona que atendía a la descripción de la sospechosa cenando en un restaurante de la zona, así que procedimos a realizar el operativo para su detención y, finalmente, se encuentra en una celda", dijo un portavoz del Departamento de Policía de South Padre Island.

La larga huida la había llevado a Texas, donde había pagado una habitación de hotel para dos semanas, en el que también hallaron el auto robado.

 Además: Senado aprueba por un voto al nominado de Trump para dirigir la NASA

Las autoridades sospechan que el plan de la mujer era cruzar la frontera a México, pero no han podido confirmarlo.

Tras su detención, tanto Florida como Minesota han pedido a las autoridades texanas la extradición de la sospechosa para juzgarla por los delitos que se le imputan.

Lois Ann Riess se enfrenta ahora a una condena por asesinato en segundo grado, hurto mayor, robo de un vehículo y uso criminal de una identidad personal ajena.