•   Seúl, Corea del Sur  |
  •  |
  •  |

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha anunciado que el país suspenderá sus pruebas nucleares y de misiles, asimismo procederá al cierre del centro de ensayos nucleares que posee en el noreste de su territorio, informó  la agencia norcoreana KCNA.

“Desde el 21 de abril, Corea del Norte detendrá las pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales”, anunció el líder durante el pleno del Comité Central del Partido de los Trabajadores celebrado en Pyongyang el viernes, de cara a las próximas cumbres con Seúl y Washington.

El régimen procederá, además, al cierre del complejo de ensayos nucleares que tiene en la región noreste del país “para garantizar la transparencia de la suspensión de los test”, según recogió KCNA.

Corea del Norte ha realizado seis ensayos nucleares en las citadas instalaciones, la base de Punggye-ri, el más reciente en septiembre de 2017.

Tras proclamar el año pasado haber completado su programa nuclear, “la situación ha estado cambiando de una manera favorable”, dijo Kim durante la sesión plenaria.

Ante de la cumbre

La decisión se produjo una semana antes de la cumbre programada entre Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, que tendrá lugar el día 27 de abril en la militarizada frontera y marcará la primera reunión entre mandatarios coreanos en once años.

Kim tiene previsto, además, celebrar entre finales de mayo y principio de junio otra cumbre con Donald Trump.​

La del viernes fue la tercera sesión plenaria del séptimo Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea, cuyo último pleno se produjo en octubre de 2017.

Las pruebas de ensayos nucleares podrían llegar a su fin.

En aquella ocasión, Kim envió al mundo un mensaje en defensa del desarrollo nuclear de su país y lo defendió como necesario para hacer frente a la política hostil de Washington en un momento en que él y el presidente estadounidense, Donald Trump, intercambiaban una serie de amenazas incendiarias.

La situación actual difiere mucho a la de entonces, con un clima de notable acercamiento y la confirmación de reuniones de alto nivel entre los dos países, para intentar hacer realidad la que sería la primera cumbre en la historia entre ambos Estados.