•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El flamante presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, estrenó este sábado su actividad internacional, al recibir a su homólogo venezolano Nicolás Maduro para ratificar su “alianza estratégica bilateral”.

“Con la presencia de Maduro en La Habana se ratifica la alianza estratégica bilateral”, dijo la televisión local (estatal), al reportar el recibimiento del más cercano aliado de Cuba en el Palacio de la Revolución.

El reporte televisivo enfatizó que ambos mandatarios “saludaron a sus respectivas delegaciones, que por primera vez, tienen en su composición, a las primeras damas de Venezuela, Cilia Flores, y de Cuba, Liz Cuesta”.

Venezuela es el principal aliado político de Cuba y su segundo socio comercial. EFE/END

Tal revelación es inusual en Cuba, pues ni Fidel ni su hermano Raúl Castro, que gobernaron Cuba durante casi seis décadas, se presentaban en público con sus esposas.

Vilma Espín (1930-2007), esposa de Raúl Castro, falleció antes de que él ocupara la Presidencia en 2008, pero su presencia pública se justificaba por sus méritos históricos y altos cargos en el gobierno cubano, desde 1959.

Después de depositar una ofrenda floral ante la estatua del héroe nacional José Martí, Maduro fue recibido oficialmente por Díaz-Canel, quien tomó posesión de su cargo el jueves.

En América Latina y el Caribe hay que “echar bases profundas, indestructibles, de la unión política, de la unión espiritual, de la unión moral y sobre todo de unión económica, que es la que va a cimentar la liberación verdadera”, dijo Maduro a la prensa.

Venezuela es el principal aliado político de Cuba y su segundo socio comercial, después de China. Caracas suministra a La Habana petróleo con condiciones favorables a cambio de servicios médicos.

“La independencia y la liberación del siglo XXI va a descansar sobre la posibilidad de que nosotros construyamos una unión poderosa en lo económico y a eso nosotros vamos a apuntar todo con el compañero presidente Miguel Díaz-Canel”, dijo.

Durante su estancia, que termina este mismo sábado, Maduro tiene previsto reunirse con el expresidente Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista (único).

También “con el compañero Raúl, que sigue al frente de la vanguardia dirigiendo la batalla”, dijo.

Tras la visita de Maduro está prevista la del mandatario boliviano Evo Morales, el próximo lunes, anunció la Cancillería local.​

Apoyo al Caribe 

La embajadora de Cuba en Belice, Lissette Pérez, afirmó ayer que el país caribeño continuará cooperando con los países integrantes de la Comunidad del Caribe (Caricom), tras la elección como presidente de la isla de Miguel Díaz-Canel.

En declaraciones a periodistas, Pérez sostuvo que el gobierno cubano siempre ha sido “solidario con el resto” de los países miembros del Caricom, como uno de los principios establecidos por la Revolución Cubana en 1959.

Venezuela es el principal aliado político de Cuba y su segundo socio comercial, después de China. EFE/END

“El bienestar de nuestros países vecinos ha sido compartir lo que tenemos con los demás. Ese es el espíritu entre los cubanos. También tratamos de educar a las generaciones jóvenes con este pensamiento, pues ayudar a otros es la única solución en el mundo”, expresó Pérez.

“Compartimos el mismo mar Caribe, tenemos muchas similitudes y muchos retos que debemos enfrentar todos juntos. Es por ello que debemos ofrecer nuestra experiencia y educación en las áreas de medicina y otros sectores de esta rama”, enfatizó.​

Cuba y el Caricom celebrarán, este 2018, 46 años de relaciones diplomáticos. El año pasado, el país y el organismo firmaron un tratado de comercio concentrado en mejorar las relaciones comerciales. El pasado jueves, Miguel Mario Díaz-Canel, el número dos del gobierno cubano desde 2013, se convirtió en el nuevo presidente de Cuba, donde por primera vez desde hace seis décadas el principal mandatario del país no tiene el apellido Castro.

Díaz-Canel recogió el testigo entregado por Raúl Castro, quien después de doce años en el poder dejó la Presidencia del país en cumplimiento de la limitación de mandatos para los altos cargos del régimen que él mismo declaró en 2013.