•   Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los paraguayos votaron este domingo para elegir presidente entre el candidato derechista Mario Abdo Benítez, proveniente de una familia vinculada a la dictadura de Alfredo Stroessner y quien hasta ahora encabeza el conteo de votos, y el liberal Efraín Alegre, apoyado por una coalición de centro izquierda.

“Marito”, como se le conoce popularmente, acumulaba 47.7%% de los votos frente a 41.9% de Alegre, con el 39% de las mesas escrutadas, informó el Tribunal Electoral.

Abdo Benítez también figura de primero en la encuesta a boca de urna de la firma First Análisis y Estudios, con 51.3% frente a 39.5% de Alegre.

Otro sondeo a boca de urna, de la firma Ati Snead, otorga a Abdo Benítez 43.3% frente a 37.3% de Alegre.

Poco después del cierre de los centros electorales, cientos de personas vestidas de rojo se concentraron en la calle donde está la sede del partido Colorado en Asunción, donde se instala una tarima y ya hay música.

El Tribunal Electoral calcula que la participación alcanzó 65% de los 4.2 millones de votantes, en una jornada que transcurrió con poco entusiasmo y sin incidentes.

Paraguay, que salió de 35 años de dictadura en 1989, ha vivido bajo la hegemonía del partido Colorado durante los últimos 70 años, con la sola excepción del gobierno del exobispo y expresidente izquierdista Fernando Lugo (2008-2012), quien fue destituido en un juicio político un año antes de completar su mandato.

“Me he ganado credenciales democráticas en mi trayectoria política”, declaró Abdo Benítez al rechazar este domingo las críticas que recibe por la cercanía de su familia con Stroessner.

Aunque se distancia de la dictadura recordando que para el momento del derrocamiento de Stroessner él apenas tenía 16 años de edad, en 2006 asistió a los funerales del exdictador, que se exilió en Brasilia.