•   Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El derechista Mario Abdo Benítez, hijo del secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, ganó por estrecho margen la Presidencia de Paraguay y espera los resultados de su partido Colorado en el Congreso, clave para su gobernabilidad.

“El pueblo votó por la unidad y no por la división. Me comprometo a ser factor de unión del Paraguay”, dijo conciliador Abdo Benítez en su primer discurso después de ser proclamado presidente electo.

Su elección fue saludada por el departamento de Estado de Estados Unidos, que destacó “el compromiso de Paraguay con los valores democráticos”.

El presidente argentino Mauricio Macri también se congratuló por la elección. “Espero que pronto podamos trabajar juntos por el bienestar de nuestros pueblos”, dijo.

“Marito”, como se le conoce popularmente, ganó por 3.7 puntos de ventaja al liberal Efraín Alegre, quien postuló por la coalición de centro izquierda Alianza Ganar. El resultado es muy inferior a la proyección de las encuestas, que llegaron a darle hasta 20 puntos de ventaja.

“Hay una diferencia de tres puntos, lo que significa que la gente está buscando un cambio. Ese cambio somos la Alianza”, aseveró Leo Rubín, compañero de fórmula de Alegre, al conocer los resultados.

En las elecciones, que tuvieron una participación de 61.40% de los 4.2 millones de votantes, se decidía también la composición del nuevo Congreso y los gobernadores de los 17 departamentos.

Y aunque el partido Colorado ratificó la hegemonía que casi ininterrumpidamente ha mantenido desde hace 70 años, las encuestas no le aseguran una mayoría parlamentaria.