•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) interceptó en la frontera con Bolivia una aeronave proveniente de ese país que cargaba unos 500 kilos de pasta base de cocaína y que solo se detuvo tras la última medida prevista por las autoridades, el "tiro de detención", informaron hoy fuentes oficiales.

Tres aviones A-29 y un avión-radar E-99 participaron en la interceptación que tuvo lugar el jueves y que, según la FAB, siguió todas las medidas de vigilancia del espacio aéreo, incluido el tiro de advertencia, hasta llegar al tiro de detención, que es la última medida que toman las autoridades en estas situaciones y que Brasil solo ha aplicado en dos oportunidades, incluida esta.

 Autoridades hondureñas capturan a colombiano con cocaína e incautan avioneta

La operación ocurrió en el espacio aéreo de Corumbá, municipio brasileño próximo a la frontera con Bolivia.

De acuerdo con la FAB, la aeronave bimotor no tenía plan de vuelo e hizo un aterrizaje forzoso en un lago ubicado en el Parque Nacional del Pantanal, en el estado de Mato Grosso do Sul, momento en el que las autoridades se incautaron de los 500 kilos de cocaína.

"Al tratar de evadirse y después de negarse a responder a todas las llamadas del A-29 de la Defensa Aérea, incluido el tiro de advertencia, la aeronave fue apuntada, lo que forzó el aterrizaje de emergencia", explicó el Jefe del Estado Mayor Conjunto del Comando de Operaciones Aeroespaciales, mayor-brigadier del aire Ricardo Cesar Mangrich, quien precisó que esta medida de extrema opción está prevista en las leyes brasileñas desde julio de 2004.

De acuerdo con el oficial, la acción representó el cumplimiento pleno de la misión de la FAB de garantizar la soberanía del espacio aéreo brasileño.

 Localizan avioneta y casi media tonelada de cocaína en Guatemala

"La aeronave en cuestión no tenía plan de vuelo, estaba con una matrícula falsa y fue interceptada como consecuencia de la Operación Ostium, operación permanente y que cuenta con la participación de la Policía Federal, de diversos órganos de inteligencia y de seguridad pública", afirmó.

Para el monitoreo e interceptación de la aeronave procedente de Bolivia se utilizó un Súper Tucano (A-29 de la brasileña Embraer) y un E-99, aviones de defensa de la FAB. Este caso se suma a otro ocurrido hace apenas un mes, cuando la FAB interceptó otra aeronave procedente de Bolivia que también transportaba 500 kilos de cocaína.