•   Nueva Delhi, India  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno del estado de Madhya Pradesh, en el centro de la India, culpó hoy a la pornografía de ser el principal causante de las violaciones a menores y demandó su prohibición en medio de un clima de indignación en el país tras conocerse el abuso sexual, tortura y asesinato de una niña.

"Según la encuesta que hemos realizado, el porno es la razón que hay detrás de las violaciones a menores. Por eso solicitamos al Gobierno Central que lo prohíba en Madhya Pradesh", declaró el ministro de interior de la región, Bhupendra Singh, a la agencia local ANI.

Lea: Un video de YouTube logra reunir a una familia india tras más de 40 años

Ya hay 25 páginas para adultos prohibidas en el estado, pero el Ejecutivo regional no tiene control directo sobre las mismas, por lo que Singh envió ayer una carta al Gobierno central pidiendo su veto.

Esta medida es una más que se plantea en la India en medio de las protestas surgidas en el país tras una serie de crímenes que han salido a la luz pública, en especial por el secuestro, tortura, violación y asesinato de una niña de ocho años en el estado septentrional de Jammu y Cachemira.

 Lea más: El escaso avance en dos casos de violación desata protestas en la India

El pasado domingo, el presidente de la India, Ram Nath Kovind, ratificó la reforma propuesta por el Gobierno para endurecer las penas contra este tipo de delitos.

La nueva norma eleva a 20 años de cárcel el castigo para los violadores de menores de 16 años e incluye la posible pena de muerte en el caso de violaciones en grupo a menores de 12 años.

No es la primera vez que el gigante asiático se plantea el cierre de páginas pornográficas en los últimos años.

 Además: Nueva Delhi quiere cambiar las carretas de animales por motocarros eléctricos

En agosto de 2015, una directiva enviada por el Gobierno de Narendra Modi pedía a los operadores de internet que no permitieran el acceso a 857 sitios con contenido para adultos, sin informar públicamente sobre las razones para tal medida.

Aquella polémica prohibición apenas duró un día tras las protestas surgidas entre los ciudadanos, que llegaron a acusar al Ejecutivo de "talibanización" del país.