•  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Perú decidió otorgar asilo político al líder opositor venezolano Manuel Rosales, así lo informó el canciller José García Belaunde. "El gobierno peruano fiel a su tradición histórica y a su compromiso con el derecho internacional ha decidido otorgar el asilo el ciudadano Manuel Rosales", afirmó el canciller durante una reunión con la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso. "Espero que esta decisión no altere las relaciones entre Perú y Venezuela", añadió el canciller en declaraciones a periodistas a su salida del Congreso.

Rosales, ex candidato presidencial y actual alcalde de Maracaibo, llegó a Perú el 4 de abril y formalizó su pedido de asilo la semana pasada, señalando que era un perseguido político del presidente venezolano Hugo Chávez. En Venezuela, Rosales es acusado de enriquecimiento ilícito durante su gestión como gobernador en el estado de Zulia. "Este es un gran triunfo democrático, un triunfo moral", expresó el abogado de Rosales en Perú, el constitucionalista y congresista oficialista Javier Valle Riestra, experto en asilo y extradiciones.

El viernes pasado el propio Rosales sustentó su pedido ante una comisión especial del Ministerio de Relaciones Exteriores que lo escuchó durante más de treinta minutos. En esa reunión, a la que fue convocado Rosales con su abogado peruano, éste se comprometió a no volver a hacer política desde Lima en el caso de que el gobierno de Alan García le otorgue el asilo que solicitó la semana pasada.

Especialistas habían subrayado que el pedido podría haberse complicado luego que Rosales atacó verbalmente al gobierno de Hugo Chávez desde Lima en una declaración televisiva difundida en Perú por un canal local de cable. El miércoles pasado Rosales lanzó un virulento ataque contra el presidente venezolano a quien calificó de "cobarde", "tiranillo" o "militar frustrado". Ese mismo día un  tribunal de Caracas dictó una orden de detención preventiva y lanzó una orden internacional de captura y de búsqueda a través de INTERPOL  tras no asistir a una audiencia judicial.

El dirigente opositor enfrenta cargos de corrupción en su país, donde la justicia lo declaró como prófugo al no comparecer ante un tribunal que lo investiga hace una semana. El asilo podría permitirle a Rosales permanecer en Lima por tiempo indefinido, pero lo obliga a mantener un perfil bajo y a no declarar a la prensa sobre política venezolana. El de Rosales "es un caso de asilo por razones humanitarias; no es el primero y no tiene por qué alterar una relación entre dos países hermanos, dos pueblos y dos gobiernos amigos", precisó el canciller peruano, José Antonio García Belaunde.

Ya son tres los adversarios de Chávez refugiados en Perú
El asilo político que Perú le otorgó hoy al principal líder opositor venezolano Manuel Rosales elevó a tres el número de adversarios del presidente Hugo Chávez acogidos como refugiados por Lima desde 2007. Perú acogió también como asilados políticos durante el año 2007 al dirigente sindical Carlos Ortega y a Eduardo Lapi, ex gobernador del estado de Yaracuy. Los tres casos de asilo fueron admitidos durante el gobierno del presidente Alan García, con quien Chávez sostuvo una fuerte discusión -hoy superada- en la campaña electoral del mandatario peruano en 2006.

Ortega fue presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela y huyó de prisión militar en Caracas en 2006 donde cumplía una condena de 16 años. El ex dirigente sindical había estado vinculado con las huelgas que paralizaron a Venezuela en el 2003.

El ex gobernador Yapi se refugió en Perú en abril de 2007, donde Lima le concedió el estatuto de asilado político. Yapi era procesado en Venezuela por presunto enriquecimiento ilícito.