•   Afganistán  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 37 personas, incluido un fotógrafo de la AFP y otros nueve periodistas, murieron este lunes en Afganistán en una serie de mortíferos atentados en Kabul y en el sur del país.

Un doble atentado suicida golpeó la capital la mañana de este lunes, dejando al menos 25 muertos, entre ellos el jefe de fotografía en Kabul, Shah Marai. Otros ocho periodistas murieron también en el segundo ataque.

Más tarde se produjo otro atentado suicida en Kandahar (sur) que mató a 11 niños, y el asesinato por balas de un reportero afgano del servicio en pastún de la BBC en Jost (sudeste).

Por otra parte, un militar estadounidense murió y otro resultó herido “durante una operación de combate en el este de Afganistán”, informó la representación de la OTAN en Afganistán en un comunicado. “Varios miembros de las fuerzas de seguridad afganas también murieron o resultaron heridos”, dijo la Alianza Atlántica sin dar más detalles.

El ataque de Kabul fue reivindicado por la rama afgana del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en un comunicado en el que fustigó a “los apóstatas de las fuerzas de seguridad y de los medios”.

Según un balance del Ministerio del Interior, el doble atentado causó al menos 25 muertos y 49 heridos.

La oenegé Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Centro de Periodistas de Afganistán contabilizaron por su parte nueve periodistas muertos, entre ellos Shah Marai, jefe del servicio fotográfico de la oficina de la AFP en Kabul.

Marai y los otros periodistas habían ido a cubrir el primer atentado, cometido poco antes de las 08H00 locales (03H30 GMT) cerca de la sede de los servicios de inteligencia (NDS). Murieron en la segunda explosión, ocurrida unos 30 minutos más tarde.

De 48 años, Marai trabajaba para la AFP desde 1996 y había cubierto ampliamente la situación en el país bajo el régimen talibán y la invasión estadounidense en 2001, tras los atentados de Al Qaida en Nueva York y Washington.

“Aprendí fotografía yo solo, así que siempre estoy buscando mejorar. Ahora mis fotos se publican en todo el mundo”, decía Shah Marai sobre su trabajo.

Según una fuente de la seguridad afgana, el kamikaze que atacó este lunes a la prensa se había mezclado entre los reporteros “llevando una cámara”.

“El kamikaze se hizo estallar entre los periodistas”, dijo a la AFP el portavoz de la policía de Kabul, Hashmat Stanikzai.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó su indignación por la serie de atentados terroristas que tuvieron como blancos, niños y periodistas, afirmó en un comunicado.

“La selección deliberada de periodistas en el ataque (en Kabul) resalta, una vez más, los riesgos que enfrentan los profesionales de los medios para llevar a cabo su trabajo esencial”, criticó el máximo dirigente de la ONU.

Talibanes

“Esta tragedia nos recuerda el peligro sin cese al que deben enfrentarse nuestros equipos sobre el terreno y el papel fundamental de los periodistas para la democracia”, reaccionó Fabrice Fries, presidente de la AFP.

“Estamos devastados por la muerte de nuestro fotógrafo Shah Marai, que era testigo desde hacía más de 15 años de la tragedia que golpea el país. La dirección de la AFP saluda el valor, el profesionalismo y la generosidad de este periodista que había cubierto decenas de atentados antes de ser él mismo víctima de la barbarie”, declaró la directora de la Información de la agencia de noticias, Michèle Léridon.