•   Seúl, Corea del Sur  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Corea del Sur, China y Japón celebrarán una cumbre el 9 de mayo en Tokio, anunció este martes el gobierno de Seúl, una nueva cita en un periodo de intensa actividad diplomática sobre el programa nuclear norcoreano.

A la cumbre asistirán el presidente surcoreano, Moon Jae-in; el primer ministro de Japón, Shinzo Abe; y el de China, Li Keqiang.

Gobierno de Nicaragua felicita a las dos Coreas por la histórica cumbre

El anuncio llega tras la cumbre histórica del 27 de abril, que reunió al presidente surcoreano y al líder norcoreano, Kim Jong Un, en la Zona Desmilitarizada que separa los dos países.

En esa cita se comprometieron a trabajar por la desnuclearización y a buscar un tratado de paz que ponga fin de forma oficial a la guerra de Corea (1950-1953), allanando el camino para el esperado cara a cara de Kim con el presidente estadounidense, Donald Trump.

"Queremos confirmar la cooperación con el presidente Moon antes de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte", dijo Abe durante una visita a Ammán, la capital jordana, en la que definió la cumbre venidera como "muy significativa".

"Quiero debatir minuciosamente cómo podemos hacer que Corea del Norte camine por el camino correcto, resolver las cuestiones nucleares, de los secuestros y los misiles, y crear un futuro brillante", añadió, aludiendo a los secuestros de japoneses por el Norte ocurridos en décadas anteriores.

Kim Jong Un está dispuesto a presentar un plan hacia la desnuclearización

Los tres países asiáticos están profundamente involucrados en la cuestión norcoreana: el Sur en su condición de vecino inmediato; Japón, aliado clave de Estados Unidos, por haber sido objetivo de algunas de sus amenazas; y China como respaldo diplomático clave y socio comercial.

En la cumbre del viernes, Kim y Moon intercambiaron sonrisas, apretones de manos y palabras amables frente a las cámaras, en claro contraste con las tensiones vividas el año pasado, cuando el Norte llevó a cabo su ensayo nuclear más potente en un contexto de amenazas e insultos cruzados con Estados Unidos.