•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El 65,7 % de las cárceles brasileñas tiene una ocupación superior a la capacidad máxima y donde más se presenta este problema es en los presidios del norte del país, según lo informaron hoy fuentes oficiales.

De acuerdo con la información divulgada por el Consejo Nacional del Ministerio Público (CNMP), en Brasil existen unas 1.500 cárceles y poco más de la tercera parte de estas unidades penitenciarias (508) están localizadas en el sudeste del país, mientras que la región norte es la que cuenta con menos establecimientos (157), de los cuales 119 tienen una ocupación superior a su capacidad máxima.

 Lea: Ola de violencia deja cerca de 30 muertes en dos días en una ciudad brasileña

De las cinco regiones que conforman Brasil, el nordeste, con un 56 %, es la que presenta porcentualmente el menor número de cárceles llenas. De un total de 431 unidades penitenciarias en el nordeste, 130 aún no llegan al máximo de su capacidad y 59 cumplen la ocupación total, señaló la CNMP en un comunicado.

Estos resultados tienen como referencia datos recolectados entre marzo de 2016 y febrero de 2017 que fueron compilados por la Comisión del Sistema Penitenciario del Consejo Nacional del Ministerio Público y divulgados hoy por el CNMP.

Se trata de planillas con datos básicos como región, estado, régimen y sexo, que fueron diligenciadas por funcionarios del Ministerio Público en inspecciones en establecimientos penales y que pueden ser consultados en el portal del CNMP a fin de promover la transparencia activa de los datos.

 Lea más: Siete muertos en un accidente de tráfico en el nordeste de Brasil

El sistema penitenciario brasileño es considerado por algunas organizaciones internacionales como uno de los "peores" y "más inhumanos" del mundo debido a los altos índices de hacinamiento y las pésimas condiciones en la que se encuentran los internos.

Según datos oficiales divulgados en diciembre pasado, la población carcelaria en Brasil alcanzó las 726.712 personas, lo que supuso un aumento de 104.000 internos desde 2014.

Según un informe publicado hoy por el periódico Folha de Sao Pablo, si todas las personas con mandatos de prisión fueran detenidas, el déficit carcelario crecería 164 % y la población penitenciaria de Brasil traspasaría el millón de personas.

 Además: Rescatan unas 350 víctimas de tráfico en el Caribe, Venezuela y Brasil

Brasil vivió una de sus peores crisis carcelarias a comienzos del año pasado después de que en varias prisiones de los estados de Amazonas, Roraima y Río Grande do Norte se registraran enfrentamientos entre reos de distintas facciones criminales, que dejaron cerca de 150 muertos.

Además de los problemas de hacinamiento, las cárceles brasileñas también padecen serios problemas de seguridad ya que muchas de ellas están controladas por facciones criminales, que incluso organizan sus actividades delictivas desde los penales.