•  |
  •  |
  • EFE

El Cuerpo de Bomberos redujo a cuatro el número de desaparecidos tras el derrumbe del edificio de 24 pisos que se incendió en la madrugada del martes en el centro de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, informaron hoy fuentes oficiales.

Pese a que las autoridades admiten que desconocen la localización de 49 de las 372 personas que vivían en la edificación, el Cuerpo de Bomberos del estado de Sao Paulo aclaró que trabaja en la búsqueda de cuatro personas que han sido declaradas como desaparecidas y que hasta ahora no puede confirmar ninguna muerte.

Al menos un muerto en el derrumbe de un edificio incendiado en Sao Paulo

Mientras que de estas cuatro personas se tiene certeza de que estaban en la edificación cuando se produjo el incendio, de las otras 45 no hay informaciones de que pudieran estar al interior de la construcción.

Según los bomberos, además de Ricardo, un habitante de la edificación al que los socorristas ya le habían lanzado una cuerda de seguridad para retirarlo cuando la edificación se desplomó, los trabajos de búsqueda en los escombros están destinados a localizar a una mujer identificada como Selma Almeida da Silva y a sus dos hijos gemelos y menores de edad.

El edificio, una antigua sede de la Policía Federal, estaba ocupado por unas 50 familias y al menos tres personas podrían estar desaparecidas, de acuerdo con las autoridades. / Foto: EFE

Ello debido a que su marido se presentó ante los equipos de rescate para avisar que los tres estaban en la edificación en el momento del incendio y que no los localizó en ninguno de los albergues y campamentos en que están los sobrevivientes.

"Los tres vivían en el octavo piso del edificio. Se realizaron búsquedas en los albergues y no fueron localizados, entonces los asumimos como desaparecidos", explicó el capitán Marcos Palumbo, vocero del Cuerpo de Bomberos.

El 65,7 % de las cárceles brasileñas presenta hacinamiento

Los bomberos prosiguieron este miércoles en la zona del desastre retirando de forma manual los escombros, ya que el uso de máquinas tan solo es posible 48 horas después del suceso.

El edificio Wilton Paes de Almeida, de 24 plantas y que durante años fue sede de la Policía Federal en Sao Paulo, estaba ocupado de forma irregular por más de 50 familias de escasos recursos.

Al menos una persona falleció después de que el edificio se derrumbara en el incendio que también afectó a un predio vecino, según los bomberos. / Foto: EFE

El predio registró un incendio la madrugada del martes, el cual acabó expandiéndose a dos edificios colindantes, y provocó su derrumbe.

Pese a que inicialmente se informó de que la tragedia había dejado un muerto, los bomberos aclararon que aún no pueden confirmar el fallecimiento del hombre que, según se puede ver en imágenes de televisión, estaba a punto de ser rescatado con una cuerda cuando el edificio se desplomó.

Colapso de edificio en Sao Paulo dejó 44 desaparecidos, según los bomberos

El sargento de los bomberos Diego Pereira da Silva Santos, quien subió a un edificio vecino para salvar a Ricardo, aseguró que tan solo hubiera necesitado "entre 30 y 40 segundos" más para retirar al hombre, de unos 30 años.

Tras la tragedia, el Ministerio Público de Sao Paulo informó que reabrirá una investigación que había sido archivada en marzo sobre los riesgos estructurales del edificio, construido en la década de los 60 en pleno centro de la capital paulista.

El edificio de 24 plantas que se derrumbó durante un incendio de grandes proporcionesen el centro de Sao Paulo (Brasil) / Foto: EFE

Por otro lado, el Ministerio Público Federal abrió hoy otra investigación diferente para apurar posibles actos de irresponsabilidad administrativa por el incendio y posterior derrumbe de la edificación, que era propiedad del Gobierno brasileño.

La institución también instauró un procedimiento por lo Civil para acompañar el realojamiento y una eventual indemnización a las familias que ocupaban el inmueble.

Asimismo, la Alcaldía informó que la Defensa Civil visitará en las próximas semanas 70 edificios ocupados en Sao Paulo en los que viven alrededor de 4.000 familias con pocos recursos para verificar si las estructuras están damnificadas.