•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente chileno, Sebastián Piñera, firmó este lunes un proyecto de ley que declara la "imprescriptibilidad total" para abusos sexuales cometidos contra menores de 18 años, en medio de la conmoción por la muerte de una niña de casi dos años tras ser violada por su cuidador.

En una ceremonia en el palacio presidencial de La Moneda, en el mismo día en que la pequeña Ámbar era sepultada, Piñera firmó la indicación para que estos delitos no prescriban, lo que provocó sorpresa ya que había trascendido en medios de prensa que el mandatario solo extendería el plazo de prescripción hasta los 30 años.

Conmoción en Chile por violación y asesinato de una niña de 20 meses

"Nuestros niños que han sido abusados sexualmente tienen derecho a ejercer la defensa para poder lograr que se haga justicia e impedir que el paso del tiempo (...) termine transformándose en un verdadero cómplice que favorece la impunidad", dijo en mandatario.

La indicación entrará al Congreso para ser tratada con carácter de "suma urgencia", agregó Piñera, en medio del aplauso cerrado de los asistentes a la ceremonia, entre los cuales se encontraba el médico James Hamilton, uno de los denunciantes de abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima, recibido la semana pasada por el papa Francisco en el Vaticano.

La legislación chilena establecía una prescripción de cinco años para los delitos contra menores y de 10 para los crímenes.

De acuerdo con datos de la Fiscalía Nacional, el año pasado se registraron 22.540 denuncias por delitos sexuales, lo que implica casi tres ataques por hora, siendo los niños, niñas y adolescentes las principales víctimas.

Víctimas chilenas de abusos piden "acciones ejemplares" contra abusadores y encubridores

El caso de Ámbar, de 20 meses, abusada supuestamente por la pareja de una tía que tenía su custodia legal, ha conmocionado a la sociedad chilena.

La tía biológica de la menor, llevó a la pequeña el sábado a un centro médico para ser atendida por los golpes provocados, supuestamente, por una caída de la cama.

Pero el equipo médico que la atendió en el Hospital San Camilo de la localidad cordillerana de Los Andes (70 km al norte de Santiago) concluyó que las lesiones que presentaba la pequeña se debían a una brutal agresión sexual y golpes.

En una entrevista publicada por el diario La Tercera, el pediatra Álvaro Retamal, que atendió a Ámbar, dijo que "jamás" había visto un abuso de este nivel en sus 18 años de experiencia.