•   Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Confederación General de Trabajadores (CGT), la mayor central sindical argentina, y la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) convocaron hoy una manifestación en Buenos Aires contra el aumento de las tarifas de servicios públicos por parte del Gobierno.

Con una marcha que terminó en el edificio del Ente Nacional de la Regulación de Electricidad (ENRE), cercano al emblemático Obelisco, los sindicatos denunciaron el llamado "tarifazo", así como el anuncio que transmitió esta mañana el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sobre la reducción de la meta del déficit fiscal, hasta el 2,7 %.

Argentina y EE.UU. apuestan por un vínculo bilateral "solido y fructífero"

Portando caretas blancas y carretillas de obra llenas de billetes falsos de 5.000 pesos argentinos con la cara del ministro de Energía, Juan José Aranguren, la agrupación de gremios marchó por el centro porteño gritando cánticos ya repetidos en otras concentraciones contra el presidente argentino, Mauricio Macri.

Mauricio Macri, presidente de Argentina

Consideran que el pronunciado ascenso en los precios del transporte público y las facturas de la electricidad, el agua y el gas en el caso de las viviendas "es un verdadero atropello y un saqueo al bolsillo de los argentinos".

El colectivo transexual pide en Argentina una ley de cupo laboral

Es por ello que marcharon esta vez hacia el ENRE, un organismo que "debe asegurar a todos los ciudadanos precios razonables" y "velar por que todos y cada uno de los argentinos tenga el servicio esencial" pero que, sin embargo, "no cumple con ninguna de esas responsabilidades", según denunció en declaraciones a la prensa el dirigente de la CGT, Juan Carlos Schmid.

Juan Carlos Schmid, uno de los secretarios generales de la CGT.

Piñera desiste en el nombramiento de su hermano como embajador en Argentina

La manifestación sindical se produce tras una sucesión de protestas por parte de organizaciones civiles contra el encarecimiento de los servicios públicos, una medida implementada por el Ejecutivo argentino para actualizar las tarifas tras años estancadas que ha causado rechazo incluso dentro de las propias filas del oficialismo.