•   Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 Los vaivenes del mercado de cambio argentino durante esta semana provocaron incertidumbre en ciudadanos del país austral, que expresaron estar "preocupados" porque la situación pueda ir a peor, en una semana en que el peso cayó con fuerza frente al dólar y la meta de inflación del 15 % se cuestiona.

"La verdad es que es preocupante porque estamos en una situación complicada en este país. A nivel familiar la comida está muy cara, aumentan los colegios, todo por las nubes, los precios...", dijo hoy a Efe una administrativa porteña de 51 años, Viviana Carlezzoli.

Fed constata alza de inflación y apunta a junio para nueva subida de tipos

El mayor aviso llegó el jueves, cuando el dólar, moneda sobre la que el peso tiene dependencia, cayó un 8,62 que se sumó a la caída de 3,12 del día anterior, antes de que este viernes haya recuperado un 4,72 después de que se tomasen medidas para luchar contra ello.

En concreto, el Banco Central incrementó hoy por tercera vez en una semana la tasa de interés, al situarla 675 puntos arriba, al 40 %, y el Gobierno anunció una reducción en su meta de déficit fiscal.

Carlezzoli opinó que la situación, que "influye mucho" en el día a día, "va a empeorar", aunque esperó que en definitiva se trate de un proceso en el que el "fin sea bueno" para que "se estabilicen las cosas y que la Argentina vuelva a surgir como un país productor".

Banco Central de Honduras mantiene tasa interés política monetaria en 5.5%

Más pesimista es Gustavo Fernández, un empleado de una empresa agroexportadora, que dijo que el desplome del peso frente al dólar "puede llegar a ser peor" en lo que queda de año.

En el mercado de cambios de Buenos Aires, hoy el peso argentino recuperó ese 4,72 % frente al dólar que le hizo situarse en una tasa de cambio de 21,40 para la compra y 22,20 para la venta, después de que ayer alcanzase 22,70 y 23,30 respectivamente.

"A pesar de que hoy lo contuvieron un poco al dólar, no se sabe a futuro que es lo que puede llegar a pasar", lamentó frente a una casa de cambio de la céntrica calle Florida, núcleo comercial de Buenos Aires.

Asimismo, Fernández, de 62 años, recalcó que la historia puede repetirse ya que en "otras épocas" vivió situaciones similares.

"Acá ya estamos acostumbrados a estos avatares, nos ha ocurrido en varias oportunidades, esto me hace recordar a la última época del presidente (Raúl) Alfonsín (1983-1989), que pasó exactamente lo mismo: se dispararon el dólar, la inflación y los precios hasta que al final él tuvo que renunciar y dejarle el sillón al doctor (Carlos) Menem (1989-1999)".

El Banco de México sube la tasa de interés a 7,25 %

Esta mañana, la agencia de calificación de riesgo Moody's aseguró que el reciente debilitamiento del peso en Argentina respecto al dólar refleja una "mayor percepción de riesgo" para sus activos y un "acontecimiento negativo" para el país, que depende de los flujos de capital externos para financiar su déficit.

Esa sensación también llega al ciudadano de a pie, según Fernández, que ve cómo "el aumento constante de los precios, las tarifas y el dólar repercute en la inflación".

En una franja de edad diferente, la estudiante de locución de 24 años Carla Parsicco criticó que desde que empezó su vida laboral, hace ocho años, nunca pudo ganar más de lo que gastó.

"Lo que vos cobrás nunca llegás a ahorrar, alquilar, comer... No puede ser que sea tan caro comprarte ropa, cuando uno compara en otros países sale a lo que tiene que salir, no te puede salir a tanto acá", aseveró.

Por otra parte, al presidente argentino, Mauricio Macri, le recriminó su pensamiento de "empresario" y estar "al lado de la clase alta y no de los ciudadanos", que ven que al no tener "estabilidad económica", la buscan en otra divisa.

Mauricio Macri, presidente Argentino

"No sabemos qué va a pasar al otro día, siento que todo el mundo está corriendo atrás de una moneda que ni siquiera es nuestra, me parece muy triste", valoró.

En el mercado de cambios de Buenos Aires, hoy el peso argentino recuperó ese 4,72 % frente al dólar que le hizo situarse en una tasa de cambio de 21,40 para la compra y 22,20 para la venta, después de que ayer alcanzase 22,70 y 23,30 respectivamente.