•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno colombiano y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) retomarán los diálogos de paz en La Habana, luego de que el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, anunciara que su país dejaba de servir como garante y sede de las negociaciones, informaron hoy ambas delegaciones.

En un breve comunicado conjunto, los dos equipos negociadores explicaron que adoptaron la decisión de retomar las negociaciones en Cuba tras examinar de forma conjunta las opciones para poder volver a los diálogos "lo más pronto posible".

Lea: Ataque atribuido a disidentes de FARC deja 6 policías heridos en Colombia

Ecuador había acogido las negociaciones de Bogotá con el reconocido como último grupo rebelde de Colombia, con unos 1.500 combatientes, desde febrero de 2017.

Pero el 19 de abril dejó de acoger las conversaciones y de ser uno de los seis países garantes, tras ataques y secuestros de disidentes de la exguerrilla comunista FARC en su territorio.

Lea: ELN ataca oleoducto que transporta crudo entre Colombia y Ecuador

En el momento de la suspensión, el gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) negociaban un alto al fuego bilateral luego de descongelar el proceso el 15 de abril, tras una crisis que desató el recrudecimiento de los enfrentamientos.

"El trabajo de este quinto ciclo seguirá concentrado en acordar un nuevo cese al fuego y el diseño de la participación de la sociedad, que impulsen el desarrollo de la agenda y la posibilidad de llegar a un Acuerdo Marco", agregaron las partes.

Además: Ataque atribuido a disidentes de FARC deja 6 policías heridos en Colombia

La Habana fue la sede durante cuatro años de los diálogos con las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que finalizaron en 2016 con la firma de un histórico acuerdo de paz que desarmó y transformó en partido político a la poderosa exguerrilla comunista.

El presidente Juan Manuel Santos busca con el ELN la "paz completa" de Colombia, que durante medio siglo se ha desangrado en un conflicto armado que ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando unos ocho millones de víctimas entre muerto, desaparecidos y desplazados.