•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos de personas marcharon hoy por la famosa playa de Ipanema, en Río de Janeiro, para presionar a las autoridades para la legalización del consumo de la marihuana en Brasil.

La concentración tuvo como lema "Río no necesita intervención, pero sí legalización", en referencia a la intervención en el área de seguridad de Río de Janeiro decretada a principios de este año por el Gobierno del presidente Michel Temer.

Nueve muertos en Brasil en un accidente entre un autobús y un coche

La marcha reunió a unas mil personas que fumaron marihuana y cargaron enormes envoltorios que simulaban cigarros de cannabis para exigir la legalización de la droga.

Cientos de personas asistieron a una marcha el 01 de mayo en Curitiba con motivo del Día Internacional del Trabajador, para pedir la libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva

"Tenemos que legalizar la marihuana, tenemos que dejar de criminalizar al usuario y tenemos que repensar también este sistema penitenciario que se volvió la base del crimen en Brasil", afirmó a Efe el exministro de Medio Ambiente Carlos Minc.

Brasil registra 52 muertes por fiebre amarilla en las últimas tres semanas

En las marchas también participaron familiares de personas con enfermedades graves que pueden ser tratadas con derivados de la Cannabis Sativa y que defienden la legalización al menos del uso medicinal de la yerba.

"Podemos importar medicamentos (con sustancias derivadas de marihuana) pero no podemos producirlos aquí. Es un absurdo", aseguró el actor brasileño Ricardo Petraglia.

Río registró más de 306 casos diarios de violencia contra la mujer en 2017

La Marcha de la Marihuana es realizada anualmente en diferentes ciudades brasileñas desde 2002, pero en sus primera ediciones los manifestantes tuvieron que acudir a los tribunales para poder expresarse debido a que la Policía consideraba su mensaje como apología al delito.

Además de la legalización de la droga, este año se colaron mensajes críticos con la intervención en el área de seguridad de Río y carteles en memoria de Marielle Franco, la concejala de izquierdas asesinada en marzo junto a su conductor.