•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS) a miles de inmigrantes de Honduras es un “duro golpe”, pero para las autoridades hondureñas supone una oportunidad para buscar la estadía legal y permanente de sus compatriotas en Estados Unidos. 

La decisión anunciada el pasado viernes por el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, representa una posibilidad para que los hondureños que viven en EE. UU., incluso los que no están amparados por el TPS, puedan regularizar su situación migratoria. 

“Existe la posibilidad” de que los inmigrantes hondureños que viven en territorio estadounidense puedan “regularizar” su situación migratoria antes de enero de 2020, fecha cuando vencerá el TPS, indicó ayer a Acan-Efe el vicecanciller de Honduras, Isaías Barahona.

Aseguró que Honduras revisará “caso por caso” para establecer estrategias que ayuden a los 55,000 compatriotas beneficiaros del TPS a encontrar “el mecanismo apropiado” para permanecer legales en Estados Unidos. 

El TPS para los hondureños fue concedido por EE. UU. en 1999 tras el devastador paso del huracán Mitch por Centroamérica a finales de 1998, tiempo en el que los “tepesianos” han tenido 53,500 hijos que tienen la ciudadanía estadounidense. 

Barahona dijo que el Gobierno no desamparará a los “tepesianos” hondureños, que a partir del próximo 5 de julio afrontarán un período de 18 meses para retornar a su país o luchar por su permanencia en Estados Unidos. 

“Probablemente no va a funcionar para todos, pero el derecho como migrantes los asiste. La Ley de Estados Unidos permite que personas que vivan en el país y tengan una circunstancia determinada puedan apelar a una residencia permanente”, explicó. 

Para el vicecanciller, la decisión de EE. UU. “es lamentable”, pero aseguró que la mayoría de los hondureños amparados por el TPS respetan la ley y han cumplido “sus obligaciones” en Estados Unidos, por lo que cree que tienen “buenas condiciones” para permanecer legales en ese país. 

Los inmigrantes hondureños “merecen todo respeto y cuidado de sus derechos”, subrayó Barahona, quien reconoció que el retorno de sus compatriotas al país representa “un desafío” para Honduras, considerado uno de los países más violentos del mundo. 

Honduras perdería unos US$200 millones en concepto de divisas, producto de las remesas, tras el fin del TPS que permitía a miles de hondureños residir y trabajar en Estados Unidos, según estimaciones de autoridades económicas. 

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, calificó anoche como un “duro golpe” la cancelación del TPS a sus compatriotas, pero dijo que los 18 meses concedidos “se convertirán en otra oportunidad para seguir luchando por bienestar de todos los hondureños sin importar dónde se encuentren”. 

“Realizaremos los esfuerzos necesarios para lograr (la) regularización permanente de nuestros compatriotas amparados bajo el TPS”, indicó Hernández en un mensaje a través de Twitter. 

En otro Twitter, el presidente expresó que sus compatriotas que regresen a Honduras serán recibidos con “los brazos abiertos” y que su Gobierno les apoyará para “lograr una reinserción digna e integral a su país”. 

Las autoridades hondureñas calculan que, en total, unos 100,000 hondureños se beneficiaron del programa desde su inicio en 1999, aunque consideran que, actualmente, solo 55,000 personas siguen amparadas por ese permiso. 

Trump arremete 

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump, apeló ayer de nuevo a su base más dura y arremetió contra las leyes migratorias del país, calificándolas de “lo más ridículo” que ha visto, sugiriendo incluso que para solucionarlo quizá haya que “cerrar” la nación a la llegada de extranjeros.

En un acto celebrado en Cleveland (Ohio), inicialmente diseñado para hablar de su reforma fiscal, el magnate abordó otra vez el asunto migratorio y aseguró que las personas que ingresan a EE. UU. ilegalmente se aprovechan de las políticas de “captura y liberación” y no van ante la corte cuando se presentan cargos en su contra.

“Puede que tengamos que cerrar nuestro país para aclarar esto”, insistió el magnate.