•  |
  •  |
  • END

QUITO / AFP

La reelección del presidente de Ecuador, Rafael Correa, apuntala el bloque de izquierda que gobierna la región, proclamando el fortalecimiento del Estado ante la crisis mundial y replanteando la relación con Estados Unidos, dijeron analistas este lunes.

El triunfo del mandatario “apuntala la fortaleza de la izquierda en los países que han optado por esa senda, como Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Paraguay”, dijo a la AFP el experto en política internacional Carlos Espinosa, de la Universidad San Francisco, de Quito.

Con un 70% de los votos escrutados, Correa es reelegido con un 51.7% de los votos válidos y logra una ventaja de 24 puntos sobre su principal opositor Lucio Gutiérrez, según el Consejo Electoral.

El mandatario promueve el socialismo del siglo XXI que hundió raíces en Venezuela y se abre paso en Bolivia.

Con marcadas diferencias en el manejo económico, los tres países claman por un Estado fuerte redistribuidor de la riqueza, desafían a Estados Unidos y promueven una nueva arquitectura financiera que rompa la dependencia con los organismos extranjeros de crédito como el FMI y el Banco Mundial.

Asimismo, comparten su condición de países exportadores de materias primas (petróleo y gas) y actualmente enfrentan un descenso de sus ingresos asociado a la crisis global, que en el caso ecuatoriano ha puesto en riesgo el sistema dolarizado de la economía.