•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente estadounidense, Donald Trump, felicitó este lunes a su homólogo ruso, Vladímir Putin, por su investidura para un cuarto mandato, indicó  la Casa Blanca, que no obstante destacó la importancia del derecho a protestar pacíficamente, tras la detención masiva de manifestantes opuestos al Kremlin.

“El presidente lo felicita y espera con ansias el tiempo en el que podamos tener una buena relación con Rusia”, dijo a los periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

“Sin embargo, Estados Unidos cree que todos tienen derecho a ser oídos y congregarse en paz”, añadió.

Trump había sido criticado en marzo en su país por llamar a Putin para felicitarlo por su reelección, en un clima especialmente tenso entre las potencias occidentales y Moscú, acusado de ser responsable del envenenamiento en Reino Unido del exespía ruso Serguéi Skripal.

La sombra de Rusia persigue a la presidencia de Donald Trump desde que este llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, con la investigación de sospechas de colusión entre su campaña y el Kremlin antes de su elección en noviembre el 2016.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Archivo/END

Durante la campaña, el magnate republicano había prometido un acercamiento con Putin.

Pero la administración Trump realizó en marzo “la mayor expulsión” de diplomáticos rusos de la historia, con una represalia coordinada sin precedentes entre las potencias occidentales tras el envenenamiento de Skripal y su hija.

Ya a principios de marzo, el Gobierno estadounidense había anunciado una serie de sanciones contra individuos y entidades rusas en respuesta a la injerencia de Moscú en la elección presidencial de 2016, y a varios ataques cibernéticos.

En Rusia, la ceremonia de toma de posesión del presidente estuvo precedida el sábado por una serie de manifestaciones anti-Putin en todo el país, convocadas por el líder opositor Alexei Navalny, que dieron lugar a unas 1,600 detenciones, incluida la del propio Navalny.

Putin fue investido este lunes para un cuarto mandato presidencial que lo mantendrá en el poder hasta 2024, tras 18 años al frente de Rusia como jefe de Estado o de Gobierno.

Poco después de la ceremonia, Putin propuso de nuevo a Dmitri Medvedev como primer ministro, una candidatura que debería ser aceptada sin problemas por la Duma, la cámara baja del Parlamento.

“Considero mi deber y el sentido de mi vida hacer todo lo posible por Rusia, por su presente y por su futuro”, declaró después de prestar juramento con la mano sobre la Constitución en una ceremonia solemne en el Gran Palacio del Kremlin, en Moscú, en presencia de los presidentes de ambas cámaras del Parlamento ruso y del tribunal constitucional.

Putin, reelegido presidente en marzo con el 76.7% de los votos, el mejor resultado desde su llegada al poder en el año 2000, es más que nunca el hombre fuerte de Rusia, de nuevo en primera línea internacional al precio de tensiones con los países occidentales.

“Soy particularmente consciente de mi responsabilidad colosal ante cada uno de vosotros, ante Rusia”, afirmó Putin durante la ceremonia. “Haré todo lo posible para aumentar el poder, la prosperidad y la gloria de Rusia”, aseguró ante los diputados, senadores y personalidades del mundo cultural reunidos en el Kremlin.

También dio las gracias al pueblo ruso por su “apoyo sincero” y dijo que el pueblo “es importante no solo para defender nuestras propuestas en la escena internacional, sino también (...) para los cambios positivos profundos en el interior del país”.

“Si un dirigente defiende los intereses de su país, que se quede en el poder hasta el fin de sus días”, dijo a la AFP Maxim Kuznetsov, un repartidor de Moscú, horas antes de la ceremonia, a la que Putin acudió con con una limusina de fabricación rusa.