•  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Nicolás Maduro rechazó hoy las "agresiones" y "ataques" del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y dijo que la actitud "arrogante" de ese país, "no hace más que reafirmar la decisión de Venezuela de renunciar a su membresía en la OEA (Organización de Estados Americanos)".

"Venezuela rechaza enérgicamente las agresiones del vicepresidente de los Estados Unidos de América, emitidas en su injerencista intervención en el Consejo Permanente" de la OEA, dijo en un comunicado la Cancillería venezolana que acusó al organismo continental de "colonialista" y de estar "al servicio" de Washington.

En el texto, el Gobierno de Maduro señaló que los "ataques" de Pence, que ayer pidió a la OEA suspender a Venezuela del organismo, "procuran perturbar la paz del pueblo venezolano".

"Al pretender dictar órdenes a los Estados miembros para que se sumen a la campaña de agresiones contra Venezuela, los voceros guerreristas de EE.UU. violan flagrantemente el derecho internacional en el seno de un organismo multilateral que debería velar por su respeto", indicó.

Para la Administración de Maduro, que solicitó el 28 de abril de 2017 la salida de la OEA, la "conducta arrogante" de EE.UU. "no hace más que reafirmar la decisión de Venezuela de renunciar a su membresía" en el organismo.

La Cancillería dijo también que Pence "pretende encubrir los daños" que, aseguran, ha provocado el Gobierno estadounidense "en la sociedad venezolana a través de medidas coercitivas unilaterales, con una falsa preocupación humanitaria cuyo objetivo es torcer la voluntad de pueblo".

Asimismo, reiteró que las elecciones presidenciales del 20 de mayo se realizarán sin "falta" y que "el mundo entero será testigo de una nueva expresión popular, que reafirmará el carácter democrático de la República Bolivariana de Venezuela".