•  |
  •  |
  • EFE

El candidato izquierdista puntero hacia los comicios presidenciales en México, Andrés Manuel López Obrador, propuso el martes debatir la legalización de las drogas en el país latinoamericano, donde el combate al crimen organizado vinculado al narcotráfico ha cobrado miles de víctimas.

"En el caso de la legalización de las drogas es un tema que debe de debatirse", dijo López Obrador, durante un foro sobre Paz y Justicia en Ciudad de México, donde participaron cuatro de los cinco candidatos presidenciales.

"¿Por qué no tratarlo?, y ¿por qué no -si eso es lo que conviene- aprobarlo y el gobierno llevarlo a cabo escuchando todas las voces?", cuestionó.

La propuesta de López Obrador (AMLO) se da en momentos en que México enfrenta un recrudecimiento de la violencia con un cifra récord de más de 25.000 asesinatos en 2017, la más alta desde que hay registro oficial hace 20 años.

El número de víctimas supera las 200.000 desde que el gobierno lanzó en 2006 una polémica ofensiva militar para combatir al crimen organizado, aunque los datos no especifican cuántas de muertes están relacionadas con el combate a los cárteles.

"Hay quienes sostienen que por eso tenemos mucha violencia, por la prohibición. Que afecta más (a) la salud, el alcoholismo, el tabaquismo, que el consumo de ciertas drogas y que al prohibirse ese tipo de drogas se desata más violencia. Eso ya se está analizando, hay una reflexión de muchos sobre ese tema", añadió López Obrador.

Apertura al debate

No hizo mención a una polémica propuesta de amnistía que lanzó a finales de de 2017 y duramente criticada por sus detractores, para quienes abriría la puerta a la impunidad para los criminales, además de ofender a las víctimas.

Encuestas señalan que la mayoría de los mexicanos estarían en contra de la despenalización de las drogas.

A nivel político, los expresidentes Ernesto Zedillo (1994-2000) y Vicente Fox (2000-2006) se han manifestado a favor de la despenalización de drogas blandas, mientras que otros líderes se pronuncian por entablar un debate.

La ley permite portar 5 gramos de marihuana para consumo personal y aunque el presidente Enrique Peña Nieto propuso en 2016 aumentar la cantidad a 28 gramos, el Congreso rechazó el planteamiento.

Desde 2017, se puede acceder a la marihuana medicinal sólo mediante un recurso legal, mientras que para fines recreativos la Suprema Corte ha emitido dos fallos a favor de particulares.

En el mismo foro, los dos principales contendientes de López Obrador, Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y José Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), coincidieron en debatir la legalización pero únicamente de la marihuana desde una perspectiva de salud pública.

"No creo que en el corto plazo la legalización logre una reducción de la violencia... pero estoy abierto para que demos ese debate sin prejuicios", afirmó Anaya, quien ocupa el segundo lugar de las preferencias según la mayoría de encuestas.

"Paz y tranquilidad"

López Obrador afirmó que busca atender las causas de la violencia en vez de centrar su estrategia en el uso de la fuerza, al tiempo que señaló que sus adversarios -los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, además de Anaya y Meade- "tienen un pensamiento conservador".

"Todo va por la fuerza y medidas coercitivas. Es una concepción muy reaccionaria", dijo.

La ley permite portar 5 gramos de marihuana para consumo personal y aunque el presidente Enrique Peña Nieto propuso en 2016 aumentar la cantidad a 28 gramos, el Congreso rechazó el planteamiento.

"Tenemos una manera de pensar distinta, creemos que la paz y la tranquilidad son fruto de la justicia", subrayó.

López Obrador consideró que la manera "más humana y eficaz" de abatir la violencia es combatiendo la pobreza y fortaleciendo valores morales y espirituales.

De llegar al gobierno, aseguró, convocará a autoridades religiosas y civiles -como al Papa y al secretario general de la ONU-, a organismos de derechos humanos y a las víctimas para "elaborar un plan conjunto para construir la paz en el país".

"Nosotros tenemos una ventaja, entre otras, con relación a nuestros adversarios, somos libres, somos independientes, no tenemos patrones, no estamos sometidos a ningún gobierno extranjero, podemos tomar cualquier decisión siempre y cuando convenga", añadió.

Cuestionados sobre el rol de los militares en la lucha contra el crimen organizado y sobre una polémica ley que regula su participación, los tres punteros coincidieron en que es un tema que debe tratarse con cuidado y que su eventual retiro dependerá de que se logre reorganizar a las policías locales.

El aspirante oficialista Meade reconoció que la actual administración, donde sirvió como ministro en tres distintas carteras, ha tenido errores para enfrentar la situación.

"En donde hemos fallado en mayor manera, en donde tendríamos que plantear la reforma (...) más profunda, tiene que ver con la impunidad", afirmó.

La tasa de crímenes que quedan impunes es mayor al 90%, según datos oficiales.