•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El fiscal y coordinador de la Lava Jato en el Ministerio Público de Brasil, Deltan Dallagnol, afirmó hoy que el sistema judicial del país es "disfuncional" y "genera impunidad", durante una rueda de prensa en Sao Paulo.

"El sistema de Justicia criminal es disfuncional y genera, en regla, impunidad. La Lava Jato aún es una excepción, un punto fuera de la curva", calificó Dallagnol, quien defendió además que solo "una reforma en el sistema" podría producir cambios efectivos.

Deltan Dallagnol, fiscal y coordinador de la Lava Jato en el Ministerio Público de Brasil

El coordinador de la Lava Jato, que cumplió cuatro años el pasado marzo y condenó a más de un centenar de personas a prisión, entre ellas el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, criticó las brechas del sistema judiciario brasileño que permiten que "los delincuentes sigan practicando crímenes".

Primera dama de Brasil se lanza a un lago para rescatar a su perro

También detalló que muchos de los investigados en operaciones policiales actuales, como cambistas y políticos, ya habían sido identificados en otras investigaciones, pero ante la "falta de una respuesta eficaz", jamás fueron penalizados.

"En una de las operaciones, la Fiscalía denunció a más de 680 personas por delitos como lavado de dinero y contra el sistema financiero nacional, pero poco más de 10 fueron presas", denunció Dallagnol.

Luiz Inácio Lula da Silva

El fiscal también apuntó que el futuro de la Lava Jato y del combate a la corrupción "depende de la sociedad", ya que "una gran enfermedad" fue identificada, aunque la gente pueda "seguir coexistiendo" con ella sin "buscar un tratamiento adecuado".

A un mes en prisión, Lula sigue liderando las encuentas para comicios presidenciales

"Ahora, otro camino es decidir no ignorar este problema, enfrentarlo y avanzar hacia reformas institucionales y más profundas", enfatizó Dallagnol.

Respecto a los recientes ataques a las investigaciones de la Lava Jato por parte tanto de Lula, condenado a 12 años de cárcel por lavado de dinero y corrupción pasiva, como del presidente brasileño Michel Temer, salpicado en escándalos de posibles sobornos, el fiscal afirmó que se trata de una "reacción natural" a los "significativos esfuerzos anticorrupción".

"Estas reacciones pueden darse a partir de actos legislativos que buscan restringir la autonomía e independencia de instituciones como la Policía o la Fiscalía, o a partir de la creación de narrativas sobre supuestos abusos o persecuciones políticas", subrayó.

Chapecoense firma acuerdo con familia víctima del accidente aéreo

Dallagnol se dijo "optimista" acerca del futuro de Brasil, pues, a pesar de considerar la corrupción un problema "sistemático, arraigado e histórico", cree que el país está en el "camino cierto" para la construcción de una "democracia más fuerte".