•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente estadounidense Donald Trump advirtió ayer a Irán de que no reanude su programa nuclear si no quiere afrontar “consecuencias muy graves”, y reconoció que es “probable” que su plan de negociar con Teherán un nuevo acuerdo no llegue a buen puerto.

“Aconsejaría a Irán que no reanuden su programa nuclear. Se lo aconsejaría rotundamente. Habrá consecuencias muy graves si lo hacen”, dijo Trump a los periodistas durante una reunión con su gabinete.

Trump, que este miércoles anunció la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 con Irán, dijo que planea imponer a Teherán “algunas de las sanciones más duras” que su país ha aplicado “jamás” a otra nación y que entrarán en vigor “muy pronto”, entre ahora y noviembre próximo.

“Ese acuerdo hirió al mundo”, dijo en referencia al pacto firmado en 2015 junto a Rusia, China, Francia, Alemania y el Reino Unido, que imponía límites al programa nuclear de Irán a cambio del levantamiento de algunas de las sanciones internacionales.

Busca un nuevo acuerdo

Sobre su oferta de negociar un pacto más amplio sobre el programa nuclear de Irán y sus actividades en la región, aseguró:

“Alcanzaremos un acuerdo realmente bueno para el mundo, o de lo contrario, no alcanzaremos ningún acuerdo”.

Pronosticó que, “durante el primer par de meses”, Irán se negará a negociar un nuevo pacto, pero luego acabarán haciéndolo “o si no ocurrirá algo, y esperemos que ese no sea el caso”, agregó en aparente referencia a una confrontación militar.

“Veremos cómo nos va con Irán. Probablemente no nos irá muy bien con ellos, pero no pasa nada. Tienen que entender la vida, porque no creo que entiendan la vida. Miras lo que está ocurriendo en Oriente Medio con Siria, con Yemen, con todos los lugares en los que están involucrados, es pura locura y muerte, y no podemos permitir que eso ocurra”, indicó.

Trump insistió en que el acuerdo nuclear con Irán es “un pacto que solo beneficia a una parte y que en último término habría llevado a la proliferación nuclear en todo Oriente Medio”.

El resto de países firmantes del pacto de 2015 han expresado su voluntad de permanecer en él, pero no está claro si el acuerdo acabará desmoronándose debido a la decisión de Estados Unidos, de volver a imponer las sanciones levantadas bajo el arreglo.