•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El concurso de Eurovisión fue víctima en China de la actual campaña de las autoridades contra contenidos que ellas consideran censurables y la semifinal difundida por el internet chino fue expurgada de una pareja gay y un artista tatuado.

La 63ª edición de la competición anual europea de la canción designará el sábado en Lisboa al sucesor del portugués Salvador Sobral, último vencedor de esta cita audiovisual donde la excentricidad con frecuencia está presente.

 Lea: El presidente de Kenia dice que los derechos LGTBI es un tema "no relevante"

La semifinal fue difundida el miércoles en la plataforma china MangoTV, pero sin la presentación del cantante albanés Eugent Bushpepa, tatuado en los brazos, ni la de un duo irlandés, que incluía una danza romántica entre ambos hombres.

El sitio internet borró las banderas arcoíris presentes entre el público, símbolos tradicionales del movimiento LGBT (lesbianas, gays, bisexual y transgénero).

En 2014, la consagración de la drag queen barbada Conchita Wurst, representante de Austria, fue un momento importante de la historia de Eurovisión, donde se ven por lo regular banderas con los colores del arcoíris flotar al lado de las de los países participantes.

 Además: Taiwán aprueba primer paso hacia referéndum sobre matrimonio homosexual

La homosexualidad es cada vez más aceptada en la sociedad china, especialmente entre los jóvenes urbanos, pero sigue siendo casi un tabú en filmes y series televisivas. Y todo "contenido homosexual" se prohíbe difundir en sitios internet de streaming.

MangoTV posee los derechos exclusivos de difusión del concurso de Eurovisión para China. El sitio internet no pudo ser contactado para comentar el asunto.

Un portavoz de la cadena de televisión Hunan TV, responsable de la plataforma video, indicó a la AFP que "no está enterado" de los cortes efectuados.

 Además: Pareja homosexual cancela matrimonio en Costa Rica por prohibición a notarios

Esta acción se inscribe en el marco de la operación lanzada por el Partido comunista en el poder para expurgar de internet cualquier contenido desviado de los "valores centrales del socialismo".

Las autoridades prohíben desde enero los tatuajes en la televisión.