•   Toronto, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un ministro canadiense de origen sij denunció hoy que fue retenido en abril de 2017 por agentes fronterizos de Estados Unidos por llevar un turbante y que solo le permitieron regresar a Canadá cuando mostró su pasaporte diplomático.

El incidente con el ministro de Innovación, Ciencia y Desarrollo Económico, Navdeep Bains, quien siempre lleva turbante como es tradición en la cultura sij, se produjo en el aeropuerto de Detroit.

Israel pide al Consejo de Seguridad de la ONU que exija a Irán salir de Siria

Bains declaró que tras pasar los puntos de seguridad del aeropuerto, incluido el detector de metales, agentes fronterizos solicitaron someterle a un nuevo chequeo para detectar residuos de productos químicos.

Tras un falso positivo, los agentes le solicitaron que se quitase el turbante. Bains pidió que realizasen una nueva prueba para verificar que era un falso positivo. En la cultura sij, el turbante es una prenda que es obligatoria para los varones adultos y que no puede retirarse en público.

Navdeep Bains

La segunda prueba dio negativo y a Bains se le permitió dirigirse a su puerta de embarque. Pero antes de que pudiese embarcar en el avión, el ministro fue nuevamente retenido por agentes fronterizos que le exigieron que se quitase el turbante.

Pero tan pronto como Bains mostró su pasaporte diplomático, los agentes le dijeron que ya no tenía que hacerlo.

Supremo paquistaní ordena la primera investigación de matanza en colegio

En declaraciones al periódico canadiense La Presse, Bains mostró su enfado con la actitud de los agentes estadounidenses que calificó de discriminatoria y dijo que cuando viaja no muestra su pasaporte diplomático para ser tratado como el resto.

Interpol detiene en El Salvador a 3 pandilleros deportados de Estados Unidos

"Cuando voy a embarcar, me dicen que me quite el turbante. Pero al saber de mi estatus diplomático, ¿me dicen que todo está bien? Esa no es una respuesta satisfactoria", dijo Bains.

Tras conocer el incidente, el Gobierno canadiense trató la situación con el Gobierno estadounidense, que se disculpó por el trato dado al ministro.