•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La violencia que dejó más de 50 muertos por disparos del ejército israelí en la frontera con la Franja de Gaza provocó este lunes indignación y llamados a la calma de la comunidad internacional.

Turquía y Sudáfrica llamaron a consultas a sus embajadores en Israel, mientras Estados Unidos responsabilizó al grupo radical Hamas por la matanza de manifestantes palestinos a manos de Israel.

Lea: Estados Unidos inaugura oficialmente su embajada en Jerusalén

"La responsabilidad por estas trágicas muertes es directamente del Hamas", dijo un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, en relación a la violencia registrada en la jornada y que desató una oleada global de indignación.

El primer ministro Benjamin Netanyahu defendió el uso de la fuerza porque "todo país tiene la obligación de defender su territorio", dijo en Twitter.

Varios países, entre ellos Reino Unido, Francia y Rusia reprobaron la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén, cuyo traslado fue rechazado por 128 de los 193 países miembros de la ONU.

La inauguración de la embajada motivó una manifestación de decenas de miles de personas en la Franja de Gaza. Al menos 55 murieron por disparos de soldados israelíes y cientos resultaron heridas. El presidente palestino Mahmud Abas denunció una "masacre".

 Lea más: Estados Unidos abre su embajada en Jerusalén, al menos 37 palestinos mueren en Gaza

"Los responsables de estas violaciones flagrantes de los derechos humanos tienen que rendir cuentas", reaccionó el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Husein. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dijo "especialmente preocupado" por la situación en Gaza.

La organización Amnistía Internacional (AI) pidió a Israel terminar "inmediatamente" con la represión a tiros de las protestas en la Franja de Gaza, que calificó como una "abominable violación" de los derechos humanos. La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció "un baño de sangre que cualquiera pudo advertir".

Francia:

El presidente francés Emmanuel Macron "condenó la violencia de las fuerzas armadas" de Israel contra los manifestantes palestinos en Gaza, dijo en conversaciones telefónicas con el presidente palestino Mahmud Abas y el rey de Jordania Abdalá II, según un comunicado del Elíseo. Reafirmó "la desaprobación de Francia de la decisión estadounidense de abrir una embajada en Jerusalén", y subrayó que el estatuto de la ciudad "puede ser determinado solo entre las partes, en un marco negociado bajo los auspicios de la comunidad internacional".

Turquía:

"Israel está generando terrorismo de Estado. Israel es un estado terrorista", dijo el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan y agregí: "Lo que Israel ha hecho es un genocidio. Condeno este drama humanitario, el genocidio, venga de donde venga, de Israel o de Estados Unidos", agregó.

Sudáfrica:

"Debido al caracter grave e indiscriminado del último ataque israelí", Sudáfrica ha decidido retirar "hasta nuevo aviso" su embajador en Israel.

Reino Unido:

"Pedimos calma y control para evitar acciones destructoras de los esfuerzos de paz", dijo a la prensa un portavoz de la primera ministra Theresa May.

Unión Europea:

"Pedimos a todas las partes actuar con la máxima moderación con el fin de evitar más pérdidas de vidas", declaró la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Rusia:

"Estamos convencidos de que no hay que cambiar unilateralmente decisiones de la comunidad internacional, y el destino de Jerusalén debe decidirse a través de un diálogo directo con los palestinos", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov.

Irán:

Irán calificó de "día de la vengüenza" el lunes, por "la masacre" de palestinos que recibieron disparos del ejército israelí cuando protestaban el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. "El régimen israelí masacra a sangre fría a innumerables palestinos que manifiestan en la prisión más grande a cielo abierto del mundo", afirmó el jefe de la diplomacia iraní, Javad Zarif, en Twitter.

Canadá:

"Es imperdonable que civiles, periodistas y niños hayan sido víctimas", deploró la jefa de la diplomacia canadiense, Chrystia Freeland, recordando que "todas las partes del conflicto tienen la responsabilidad de proteger a los civiles".

España:

El Gobierno de España "hace un llamamiento urgente a la contención de todos los actores, que deben evitar cualquier medida en los próximos días que provoque más víctimas entre la población civil". Y exhortó "al gobierno israelí a hacer un uso proporcional de la fuerza", dijo un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Kuwait:

"Condenamos lo que ha pasado", dijo ante periodistas Mansur al Otaibi, embajador ante la ONU de Kuwait, miembro no permanente del Consejo de Seguridad, que pidió una reunión sobre la situación en Medio Oriente.

Egipto:

El ministerio de Relaciones Exteriores denunció los "disparo de las fuerzas israelíes contra civiles palestinos desarmados", a quienes calificó de "mártires" y advirtió contra una "escalada". El gran muftí Shawki Allam consideró la apertura de la embajada de Estados Unidos, "una afrenta directa y clara a los sentimientos de más de mil millones y medio de musulmanes en la Tierra", lo que "abre la puerta a más conflictos y guerras en la región".

Noruega:

La ministra de Asuntos Exteriores, Ine Eriksen Søreide, se dijo "extremadamente preocupada por la espiral de violencia que observamos ahora en la frontera entre Israel y Gaza". "Es inaceptable disparar balas reales contra los manifestantes", agregó.