•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La visita que el papa Francisco realizará el próximo 21 de junio a la sede del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), la mayor organización ecuménica del mundo, abrirá "nuevos caminos" para la cooperación entre la Iglesia católica romana y las iglesias cristianas de todo el mundo.

Así lo afirmó hoy el secretario general del CMI, Olav Fykse Tveit, al anunciar los detalles del programa de la visita papal de un día a Ginebra, en la que el pontífice oficiará una misa para la comunidad católica.

Cura chileno condenado por abusos sexuales es llevado de urgencia a clínica

Francisco acudirá a la organización ecuménica con motivo del 70 aniversario de su fundación, lo que lo convertirá en el tercer pontífice, después de Pablo VI en 1969 y Juan Pablo II en 1984, que visita el CMI, entidad que funciona a modo de una federación de 348 iglesias y denominaciones en 120 países y territorios.

Sus miembros representan a 560 millones de cristianos que pertenecen a la mayoría de iglesias ortodoxas, así como a numerosas anglicanas, bautistas, luteranas, metodistas y reformadas.

La Iglesia católica romana no forma parte del CMI, aunque mantiene relaciones de colaboración que se estrecharon a partir del Concilio Vaticano II (1962-1965), por lo que participa como miembro de su Comisión de Orden y Fe y otras instancias.

Fátima espera miles de visitantes un año después del histórico viaje del Papa Francisco

En esta línea, la visita del papa Francisco a Ginebra adoptará la forma de un "peregrinaje ecuménico".

"Será un momento histórico en la búsqueda de la unidad cristiana y de la cooperación entre las iglesias en favor de un mundo de justicia y paz", dijo en rueda de prensa Tveit, pastor proveniente de la iglesia luterana de Noruega.

Sostuvo que la llegada del pontífice será "un regalo para las iglesias" y coincidirá con la reunión que cada dos años celebra su Comité Central y a la que asistirán 150 delegados de iglesias de gran diversidad de denominaciones cristianas.

El primer acto litúrgico del papa el 21 de junio será una misa que oficiará en la sede de la organización ecuménica ante sus miembros y representantes de la Iglesia Católica de Suiza, y allí también participará en una reunión con los directores del CMI y pronunciará un discurso.

El representación de Consejo Pontifical para la Promoción de la Unidad Cristiana, monseñor Andrzej Choromanski, indicó que con su presencia Francisco desea "expresar su gratitud al movimiento ecuménico que el CMI ha impulsado durante setenta años"

El papa, aseguró, está "muy interesado en la causa de la unidad cristiana y ha dicho que deberíamos dirigirnos a un ecumenismo que nos haga caminar juntos porque, cuando caminamos juntos, rezamos juntos".

El papa inaugura por vídeo sede de su programa de educación en Buenos Aires

En Ginebra, Francisco oficiará una misa en un centro de congresos con capacidad para más de 40.000 personas, a la que se prevé asistan católicos de varias ciudades de Suiza y la región vecina de Francia.

Aunque Suiza es un país tradicionalmente protestante, la fuerte tasa de inmigración ha hecho que la proporción de católicos suba de forma constante en las últimas décadas, con cerca del 35 % de la población que se declara católica actualmente.