•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El candidato a las presidenciales del próximo 20 de mayo en Venezuela Reinaldo Quijada centra su propuesta de Gobierno en tres ejes de reconstrucción y en un proceso a largo plazo para recuperar la moral que dice que ha perdido la política del país petrolero en los últimos años. Estas tres propuestas se centran, dijo en entrevista con Efe, en el área política, económica e institucional para recuperar a Venezuela del "desgobierno" y la falta de planificación a la que dice que la ha llevado el actual presidente y candidato a la reelección, Nicolás Maduro.

"En la reconstrucción política decimos que hay que reencontrarse con la dimensión ética de la política (...), que se contrapone a la política del poder por el poder", sostuvo Quijada, quien llegó a apoyar al Gobierno del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) entre 2007 y 2012 y formó parte del Partido Socialista Unido de Venezuela. Una opción que, aseguró, "está muy bien representada en el gobierno del presidente Maduro".

¿Qué hará Estados Unidos con Venezuela tras la elección del domingo?

Recuperar la esfera institucional dijo que pasa por recuperar "la división de los poderes públicos clásica" que asegura que se ha roto en el país, y la económica en "reconstruir el aparato productivo que está totalmente diezmado". "Le estamos hablando a este país que es necesario que el país despierte, que no se deje chantajear, que no se deje manipular por el gobierno", señaló. Frente a la llamada al abstencionismo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), principal coalición opositora que asegura que las elecciones son un fraude, defendió que el domingo "es un momento de que cada quien asuma su rol histórico ante el país".

Parlamento venezolano denuncia agresiones contra diputados opositores

"Esto (el actual gobierno) que estamos viviendo es un sinsentido político, ideológico e histórico (...). Esto es un desgobierno, no hay política económica (...) educativa, en salud. Es el desgobierno absoluto", afirmó para asegurar que una victoria de Maduro "no puede anunciar ningún tipo de perspectiva favorable". El candidato por Unidad Política Popular 89 (UPP89) comentó que ha mantenido conversaciones con el candidato Henri Falcón para unirse a su campaña, una posibilidad que finalmente rechazó porque desde su bando sienten que tienen "una posición mucho más dura al gobierno que ningún otro candidato".

Florida pide a gobernadores EEUU que actúen contra "régimen brutal" de Maduro

Una opción que tienen porque, recordó, el UPP89 es un partido de izquierdas que surgió como una crítica desde el chavismo contra el mismo chavismo por su dificultad para reconocer errores. "Le dijimos al candidato Falcón que individualmente (...) le restamos votos al candidato Maduro, (y) posiblemente no le sumaría tantos votos al candidato Falcón", sostuvo. Por este motivo "indirectamente podríamos ayudar" a la victoria del exgobernador, añadió. En cuanto al candidato Javier Bertucci descartó "con todo el respeto" una alianza con una candidatura que "no entendemos en lo absoluto", ya que es de una persona que "no ha tenido ningún tipo de vínculos en la política" previos esta última campaña.

"La política debe de asumirse con cierta seriedad (...), no es una candidatura seria. No hemos tenido contacto ni interés en hacer contacto con Bertucci", zanjó. Reconoció la dificultad para hacer campaña, ya que solo cuenta con recursos propios y de algunos simpatizantes frente a los gastos mucho mayores "en dólares", de Maduro, Falcón y Bertucci.

Sin embargo reconoció que de resultar vencedor el próximo domingo se sentaría con sus tres contendientes aunque, reconoció, "no creemos que va a ver mucho contacto con el gobierno del presidente Maduro, que es un gobierno totalmente nefasto en nuestra opción, totalmente pervertido y que hemos cuestionado de manera categórica". "Creo que podríamos hablar con la gente de Falcón y el caso de Bertucci nos parece un sinsentido político", reiteró.

El próximo domingo, 20 de mayo se efectuarán las elecciones presidenciales en Venezuela.

El ingeniero de formación defendió que su candidatura "tiene un fin moral no solo electoral", una "lucha" que "cuando tiene un carácter moral a veces no es valorada en un momento específico pero dejan sembrado una inquietud en el país". "El fin moral en política es fundamental (...) y no se ve en el corto plazo, pero deja sembrado un cambio de dirección importante en el país y es lo que nosotros pretendemos", argumentó sobre una táctica que "quizá no ha sido la vía más práctica". Pero una táctica que, dijo, va "más allá" del 20 de mayo.